PLAN DE PAZ DE AMLO

Views: 2190

El miércoles pasado, 14 de noviembre, el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador y su equipo en materia de seguridad presentaron el Plan Nacional de Paz y Seguridad 2018-2024, el cual será la guía para la administración entrante.

A manera de resumen, los puntos destacados de este plan son: la creación de una Guardia Nacional con funciones de seguridad pública y combate a la delincuencia organizada, la elaboración de una Constitución Moral para el “bienestar del alma”, según dijo el futuro mandatario; abrir el debate sobre legalización de las drogas, erradicar la corrupción y pobreza, la disminución de penas a delincuentes y una posible amnistía, así como incorporar mecanismos de prevención, incluyendo garantizar educación y salud.

La propuesta ha generado posiciones encontradas entre aquellos que ven en este Plan una oportunidad para el gobierno federal de concentrar la fuerza legítima del Estado; mientras que otros le apuestan y ven de forma positiva las modificaciones al marco legal de los cuerpos de seguridad.

Como en todos los sexenios, se trata de encontrar su propia “marca” sin utilizar lo que ya existe.  Ahora el Presidente electo creará una Guardia Nacional que incorpore a las fuerzas armadas que ya existen y que actualmente trabajan coordinadas con las policías federal, estatal y municipal.  La propuesta tiene cosas novedosas, como sonacciones correctivas y  preventivas, dentro de ellas el desarrollo social y económico para evitar que la gente delinca o como las de reinserción social para aquellos que quieren ser productivos y no estén estigmatizados y el único camino que encuentren para el sostenimiento de su familia sea el crimen nuevamente.

No es cosa menor que a instituciones internacionales como Amnistía Internacional le preocupe que AMLO se centre como eje central de la estrategia de seguridad, toda vez que los militares no están preparados para las labores policiacas, más bien para labores bélicas, además de generar un grave temor sobre las posibles violaciones a los Derechos Humanos. También Human Rights Watch la define como un “error colosal” y una política potencialmente “desastrosa”. Sin embargo dadas las circunstancias el ejército, la marina y la fuerza aérea son garantes de lealtad y valor por México

El reto para el poder legislativo es conjugar seguridad y el uso de la fuerza legítima del Estado y la garantía de los derechos humanos. El fracaso y la inconstitucionalidad de la ley de seguridad interior deben servir de muestra. El nuevo gobierno deberá romper a mediano plazo el paradigma militar de seguridad y establecer un nuevo modelo, para dar paso a las instituciones civiles para ser las responsables de la seguridad en el país y deben mantener el control de las operaciones y mi más sincero anhelo es que sea exitoso el nuevo modelo de seguridad para recuperar la anhelada paz social que se perdió hace 12 años.