Posteridad

Views: 949

Estas palabras, que se escriben solas,

serán mi testimonio, darán fe

de que por fin lo he comprendido:

solo un poco estaremos en la tierra,

pero es de todos, como he sido todos,

y entre todos escribiremos

las palabras que urgen,

aquellas que se escapan

y que hemos dicho desde siempre.

 

Comienzo con un fragmento del poema Esto, en esencia, se acabó… del poeta y editor, recientemente finado, Sandro Cohen, un escritor que no sólo logró el reconocimiento de los lectores por la calidad y profesionalismo de su trabajo sino también por su compromiso  con las palabras y porque todos supiéramos usarlas.

En este fragmento podemos apreciar cómo ese dominio de las palabras, el ingenio y talento de Cohen se plasma en estas líneas  que además hablan de la palabra misma y de su posteridad.

Muchos de los escritores han seguido vigentes en nuestros días por haber dejado plasmadas sus ideas, por haber tenido el talento y la precisión para hacer de la palabra su herencia, pues como decía el escritor Rodolfo Benavides lo que persiste o sobrevive al hombre, no es lo material, sino el pensamiento.

Y es así como la palabra y las formas de expresión escrita trascienden, pues no sólo se trata del pensamiento de alguien, de una persona, la poesía tiene la fuerza de toda una estirpe, de un momento de la historia e incluso en unos versos puede estar contenida la historia.

Y no existe una edad específica en la que uno puede iniciarse en el uso de la palabra para fines literarios ni mucho menos para convertirse en un escritor reconocido.

Esta semana tuve la oportunidad de participar como jueza en un certamen virtual de poesía, jóvenes de escuela preparatoria mostraron sus textos en torno a la identidad nacional y la equidad de género, temas bastante notables de un momento de la historia que nos ha tocado vivir.

Jóvenes que quieren compartir su visión del mundo a través de las palabras, jóvenes que ven en las palabras no sólo un medio sino una herramienta para hacerse escuchar, para dejar huella. Uno creería que cada vez son menos los muchachos que se interesan por las letras y probablemente sí sean pocos, pero aún hay quienes quieren lograrlo y además de su notable talento.

 

El tema de la igualdad de género en México parece algo paradójico; pues lo vemos como algo utópico pero vivimos en lo distópico. Dejemos de crear esta dicotomía eres mujer o eres hombre, eres de aquí o eres de allá mejor enfoquémonos en producir oxitocina, serotonina y dopamina por igual.

 

Sebastián Almazán Torres lleva sus influencias, su entorno, en cada línea para hablar de humanidad en tiempos de radicalismos y polarizaciones.

Alzar la voz no es impulsar la violencia, / sino al contrario es volar… Dice en un fragmento de su poema Joana Amely Hernández en un grito por la equidad en un país donde siguen aumentando las estadísticas por violencia contra las mujeres.

 

Si supieras cuánto cargan sus

espaldas y los nudos desatados,

cómo les mata la guerra siendo

obligados…

 

Margarita Betzabel Mejía Salas, versa de cómo no sólo la desigualdad afecta a las mujeres, descubre el dolor que muchos hombres son forzados a callar.

Bandera de tres colores

Al aire indomable

Corren al viento nuestros sueños…

 

 

Felipe Brayan Romero López, ve el potencial de nuestra nación y nos muestra lo majestuosa que puede ser si ponemos nuestros sueños y corazones en hacerla crecer.

 

Melanie Jahdai Esquivel, nos recuerda el origen de nuestra grandeza como nación.

 

Cenotes y ajolotes,

selvas y quetzales,

independientes

señores del inframundo.

 

Unidos por la nación

¡Nos amamos con el corazón!

 

Voces que se esparcen y se hacen  escuchar para que, como escribió CohenEstas palabras, que se escriben solas,/ serán mi testimonio, darán fe.

Felicito a estos jóvenes que apenas empiezan a trazar su huella en este mundo.

Las palabras harán su cometido en los lectores y llegarán sus voces a miles de corazones. Espero que un día, algunos de estos muchachos se vean entre los grandes y se puedan recordar con gran respeto y admiración como hoy lo hacemos con el maestro Sandro Cohen.

Se rompen y se reparan,

tal como nosotros mismos,

por conservar el placer

tan simple, el enorme gusto

de inducir una sonrisa,

el brillo intenso en los ojos

de quienes han comprendido,

por fin, que el dolor no es todo,

que la mejor medicina

es saber que estamos todos

—y que siempre hemos estado—

cual carne de nuestro ser

desde el principio del viaje.

 

 

 

FUENTES:

 

Almazán, S. (2020). Un México polarizado. (Poema inédito, Concurso Virtual de Poesía). Escuela Preparatoria Oficial 197. México

 

Esquivel,  M. (2020). Sangre Mexicana. (Poema inédito, Concurso Virtual de Poesía). Escuela Preparatoria Oficial 197. México

 

Hernández, J. (2020). Mujer y hombre seamos todos por igual. (Poema inédito, Concurso Virtual de Poesía). Escuela Preparatoria Oficial 197. México

 

Mejía, B. (2020). Si supieras. (Poema inédito, Concurso Virtual de Poesía). Escuela Preparatoria Oficial 197. México

 

Redacción. (2017). Sandro Cohen. Flor de piel. LA OTRA REVISTA DE POESÍA + ARTES VISUALES + OTRAS LETRAS. (Gaceta129). http://www.laotrarevista.com/2017/12/sandro-cohen-flor-de-piel/

 

Romero, F. (2020). México Inefable. (Poema inédito, Concurso Virtual de Poesía). Escuela Preparatoria Oficial 197. México