Pronto nadie me creerá

Views: 556

Escribo sin palabras como en la antigüedad

entonces, miro mis manos como si fueran peines

y toco cabellos de niñas adultas y les hago peinados

como si el sol

no fuera amarillo,

y, engatuso a los gatos leyéndoles el tarot

y se ríen panza arriba con sus colmillos ociosos.

Juego a la rayuela, solo, imagínense, solo.

Antes de mi internamiento.