Pruebas genéticas permiten atacar la diabetes antes de que se manifieste

Views: 344

Diversos estudios han documentado que los mexicanos enfrentamos una mayor predisposición genética a la diabetes mellitus tipo 2. Sin embargo, alrededor de 30% de los adultos que ya la padecen aún no han sido diagnosticados, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (Ensanut) 2020.

Al respecto, el Doctor Carlos Jorge Mendieta Macedo, asesor médico de Laboratorio Médico del Chopo, detalló que “debido a nuestros genes americanos, tenemos variaciones genéticas que nos predisponen tanto a obesidad abdominal como a diabetes mellitus tipo 2 por resistencia a la insulina. Este antecedente debería encaminarnos a mejores tasas de detección”.

Ejemplo de ello es la mutación del gen SLC16A11, descubierta en 2014 por la Slim Initiative in Genomic Medicine for the Americas (SIGMA) en el 30% de la población mexicana y latina. “Gracias a este tipo de investigaciones y a otros avances científicos, hoy es posible calcular el riesgo de cada individuo de forma más exacta a través de una muestra de sangre.

“Con ella obtenemos un resultado numérico que se relaciona con el riesgo de diabetes en el grupo al que pertenece el paciente y, además, nos reporta los genes específicos que lo predisponen”, apuntó el médico internista.

De este modo, añadió, los especialistas pueden establecer recomendaciones de dieta y medicamentos personalizados para intentar retrasar o, en ciertos casos, evitar la evolución a diabetes, en especial si consideramos que, una vez documentada la resistencia a la insulina (prediabetes), “la transición a la enfermedad manifiesta puede ser de 10 años; esto dependerá de múltiples factores: edad, grado de obesidad, tipo de alimentación y de actividad física”.

Perfiles en la mira 

La diabetes afecta a más del 15% de la población adulta (sin contar a quienes aún no han sido diagnosticados), estiman cifras de Ensanut[3]. Y si bien la carga genética juega un rol importante en dicha estadística, hay factores capaces de catalizar la aparición de la que es una de las primeras causas de muerte en México[4].

“Tener familiares de primer grado con diabetes; sobrepeso u obesidad; resultados previos de triglicéridos y/o ácido úrico elevados; cifras de glucosa en ayuno entre 100 y 125 mg/dl; hipertensión arterial; así como antecedentes de diabetes gestacional (durante el embarazo) o diagnóstico de síndrome de ovario poliquístico son aspectos de alto riesgo. En cuanto se detecta alguno, es momento de analizar nuestros genes”, precisó el experto.El resultado, concluyó el Doctor Mendieta Macedo, siempre debe ser interpretado por el médico tratante para garantizar un manejo adecuado y, así, contrarrestar la tendencia al alza en casos de diabetes tipo 2 en adultos e, incluso, en niños.