Revive “Entre Tolucos” los recorridos nocturnos por el Panteón de la Soledad

Views: 895

Los recorridos nocturnos por el Panteón de La Soledad tuvieron que suspenderse en este 2020 debido a la pandemia, pero continuaron de manera virtual y como colofón a esta temporada del Día de Muertos, la noche de este martes Chucho Izquierdo presenta “Entre Tolucos”, transmitido a través de sus redes sociales, dedicó su programa a este emblemático lugar, que se ha convertido en atracción turística.

Acompañado por Raúl Villagrán Briceño, quien en 2009 presentó la tesis Propuesta de recorridos turísticos en el Panteón General de la Ciudad de Toluca para titularse de la Licenciatura en Turismo por la Universidad Autónoma del Estado de México; en ese mismo año, prácticamente a 15 días de titularse, se iniciaron los recorridos nocturnos en los que se comparten datos históricos de algunas de las tumbas más representativas y sus historias, representadas por alrededor de 100 voluntarios del Grupo Toluca (Facebook), cada año.

“Yo había estado yendo a otros recorridos en panteones del país, entonces como tengo muchos familiares aquí, venía cada 15 días y notaba que había varias tumbas que se podía rescatar alguna información, de gobernadores, arquitectura funeraria, leyendas… y que no había algún lugar donde estuviera toda esa información”, relató Raúl Villagrán.

Así surgió la idea de escribir de esas tumbas y darlo a conocer a las personas a través de ese recorrido. Para realizar la información, consultó el Archivo Histórico de Toluca, Bibliotecas de la Ciudad y libros de inhumaciones.

Desde la tumba del general Agustín Millán Vivero, originario de Texcaltitlán, Estado de México (1879-1920), quien fuera gobernador del Estado de México y falleció en combate, defendiendo el gobierno de Venustiano Carranza; aunque posteriormente fue exhumado para que sus restos reposaran en la Rotonda de personas ilustres, quedó su monumento.

También destacaron la sepultura de Misioneros Claretianos, de la Santa Veracruz, desde 1889 Valentín Sola Tragat, hasta Julián Martínez Miquelez, sepultado en 2009.

El monumento a la memoria de Alfredo Zárate Albarrán, gobernador del Estado de México, quien tuvo una trágica muerte. Fue asesinado por Fernando Ortiz Rubio, hermano del entonces presidente Pascual Ortiz Rubio, en el Centro Charro, que se encontraba donde hoy se encuentra la Fiscalía. Se dice que por celos o por venganza política.

El recorrido incluyó una escala en la Capilla de La Soledad: “Esta pertenece a la ahora  Arquidiócesis de Toluca; hay unas escaleras que descienden donde hay unos nichos donde hay 15 sacerdotes sepultados. El altar es estilo neogótico y resalta la imagen de la Virgen de La Soledad, por eso el panteón originalmente se llamó el Panteón de La Soledad”, explicó Villagrán Briceño.

“La capilla fue muy importante en su momento, pues ahí se realizaban las misas de cuerpo presente antes de dar sepultura a la gente en el panteón”, detalló.

El recorrido incluyó la sección donde se encuentran varios niños sepultados, donde se observan globos y juguetes que se dejan como ofrenda a los pequeños fallecidos, y hasta un detalle con el escudo del equipo de Toluca.

Entre otras tumbas relevantes destacan la de la señorita Elena Cárdenas, quien fundó una academia para secretarias en la ciudad de Toluca; la tumba de la señora Carmen madre del poeta Horacio Zúñiga.

Destaca también la tumba del capitán Juan G. Flores, con un epitafio escrito por el General Agustín Millán: “ Al capitán primero de Estado Mayor Juan G. Flores, muerto trágicamente el 17 de junio de 1918 cuya vida fue constante ejemplo de cultura y patriotismo”; es una sepultura muy artística, diseñada por el ingeniero Vicente Suárez Ruano, que luce detalles como un tintero, una espada, un gorro, papel, hojas de laurel, entre otros.

Mucho qué decir y qué conocer del Panteón de la Soledad, un lugar que guarda una gran historia y recuerdos para cientos de familias mexiquenses, y el programa Entre Tolucos ofreció tan solo una prueba de ello, como para despertar la curiosidad e invitar a realizar el recorrido en alguna ocasión futura, cuando haya oportunidad.