#SinMiedo

Views: 1311

 

Una se vuelve feminista con su propia historia

Desconocido.

 

Esta semana escuché una canción titulada Sin Miedo de la artista Vivir Quintana, un himno para las mujeres que queremos vivir sin miedo, una advertencia para los que no quieren darnos justicia; un canto a las mujeres que luchan y para no olvidar a aquellas que hemos perdido; un grito de justicia para que caiga el feminicida. ¡Porque si tocan a una, respondemos todas!

Así versa la canción que busca concientizar ante la necesidad de justicia y escuchar nosotras, las mujeres, que NO ESTAMOS SOLAS, que nos necesitamos una con otra, que necesitamos mejores condiciones de vida para vivir Sin Miedo. Es increíble cómo este canto estremece, pensando en todas aquellas mujeres que hemos perdido y tener muy presente que no debemos bajar la guardia. En esta canción también se habla de las madres que lloran sus muertas y no sólo las madres, cuántas no hemos llorado ante la impotencia de no poder ayudar a una mujer por desigualdad de fuerzas, porque a ti, como mujer, también te toca; porque no hay garantías para quien denuncia, porque no hay procesos y sentencias justas.

La impotencia, el dolor y el miedo han de volverse el impulso para unirnos a la lucha; somos muchas mujeres las que buscamos el cambio a lo que nos ocurre, en los últimos años hemos visto cómo las mujeres levantan la voz por todas, buscan hacer conciencia en toda la sociedad y entre las mismas mujeres, de lo que debemos cambiar para terminar con estas injusticias.

Vivimos en un momento de la vida en que las muertes son cifras, significan números y nos olvidamos que se trata de personas, hombres y mujeres que no debieron morir por algún tipo violencia. En nuestro país hay un dicho muy popular que dice, de que lloren en mi casa a que lloren en la tuya; así que mientras a nosotros no nos afecte o nos toque la violencia, que le hagan como puedan, ¿sí?, realmente esto queremos, imagínese si todos pensáramos así, quién nos habría de auxiliar un día.

Querido lector, yo no quiero ser la siguiente. A veces vemos las noticias y escuchamos los feminicidios tan lejanos a nosotros igual que los raptos o secuestros o trata de mujeres, pero todo esto, está a la vuelta de la esquina y no se imagina cómo duele no poder gritar y liberar a aquella mujer que se están llevando o golpeando y que pudo haber sido mi hermana, mi prima, mi madre o yo.

 

La canción que mencionaba al principio, sin miedo, termina citando unos versos del himno nacional, pero con un pequeño cambio que dice Y retiemble en sus centros la tierra, al sonoro rugir del AMOR, sí, al sonoro rugir del amor, porque eso es lo que nos mueve a pedir justicia por todas, el Amor; el amor a la vida, el amor por nuestras hijas, hermanas, tías, madres, sobrinas, amigas, nietas, amor a nuestras compañeras en este planeta.

Querido y aguzado lector, hay mucho que hacer por alcanzar la justicia y el vivir sin miedo hombres y mujeres, pero es necesario detener el hecho de que sin deberla ni temerla, sólo por el hecho de ser mujeres seamos hasta sacrificadas.

El grito de justicia resuena y el tapabocas no lo calla, todos podemos contribuir en esta lucha, hombres y mujeres, el llamado es ir #SinMiedo.

¡Vivos nos queremos!