Sistema inmune y estado de ánimo: ¿Están relacionados?

Views: 554

[email protected]

Los científicos llevan tiempo sosteniendo que las emociones pueden influir en el sistema inmunológico, pero una reciente investigación encontró que el sistema inmune y el estado de ánimo también pueden afectarse mutuamente, pues, una infección puede desencadenar ansiedad.

De acuerdo con un estudio publicado en la revista Nature Inmmunology, los ratones que carecían de las células T gamma-delta (células inmunes que producen IL-17a) o que no las producía, tenían más probabilidades de explorar áreas abiertas, lo que en la naturaleza los pone en riesgo de ser devorados por depredadores y puede ser tomado como una señal de menor ansiedad. También halló que los ratones con más IL-17ª tenían más ansiedad. Cabe destacar que el IL-17ª es una molécula de señalización inmunológica que actúa favoreciendo los procesos inflamatorios ante una infección o enfermedad, lo que demuestra que el sistema inmune y el estado de ánimo están conectados.

Aunque el estudio fue realizado en ratones, lo cierto es que podría ser muy parecido en humanos; al menos, esto piensan los investigadores.

 

Bacterias y Estado de Ánimo:

De acuerdo con investigaciones anteriores, existe un vínculo entre las bacterias del intestino y los comportamientos como la ansiedad. A esta relación le llamaron eje intestino-cerebro y se cree que es el sistema inmune quien pasa los mensajes entre el cerebro y los intestinos. Para demostrarlo, un grupo de investigadores inyectaron lipopolisacárido (toxina que produce bacterias), en ratones para provocar una fuerte respuesta inmune.

Al hacerlo, encontraron que las células T gamma-delta producen más IL-17ª que cuando fueron tratadas con antibióticos. Este hecho comprueba que el sistema inmune ha evolucionado no sólo para combatir infecciones, sino también está diseñado para ajustar el comportamiento, para mantener a los animales seguros mientras se encuentran débiles.

Este estudio encontró que un tercio de las personas que fueron diagnosticadas con trastornos en el estado de ánimo reconocieron haber sufrido una infección días previos.

Todo parece indicar que la angustia por enfermarse no desaparece una vez que es tratada la infección: muchas personas continúan luchando con problemas en su estado de ánimo. También se percataron de que el trastorno se incrementa 62% en las personas que tuvieron que ser hospitalizadas por la infección. Los investigadores sacaron estas conclusiones al revisar la información de más de tres millones y medio de daneses.

Otro estudio, que habla sobre la nueva relación entre el sistema inmune y el estado de ánimo es el titulado “Inmunología afectiva: donde convergen las emociones y la respuesta inmune”; en éste se asegura que el sistema inmunológico y las emociones se reflejan entre sí. Esta investigación conforma que, gracias a la respuesta emocional e inmunológica, aprendemos a distinguir entre lo que nos gusta y lo que no. Ambas nos ayudan a sobrellevar los desafíos y a adaptarnos al entorno.

Las emociones positivas pueden fortalecer el sistema inmune; una muestra de ello es la risa alegre. De acuerdo con una investigación, las personas que veían videos graciosos durante una hora al día tenían una mejoría en la actividad biológica de las cédulas NK y T, consideradas como asesinas naturales, pues se encargan de defender al organismo.