Soledad

Views: 661

Como pocas veces, disfruta bañar su cuerpo, con calma siente el agua comulgando con su piel.

 

Por años, entregó su existencia a la crianza de la familia. Ahora es una mujer madura y sola. Mantuvo un matrimonio de muchos años con un marido que, desde hace tiempo, vive con otra mujer.

 

Mientras plancha sus uniformes, piensa que los hijos la visitan poco, le llaman menos y peor, cuando los busca ni siquiera, le contestan. Ante esta ley: sus hijos decidieron sus vidas.

 

Hay quienes le ofrecen estar con ella, pero por temor a la deslealtad, ha resuelto convivir con cada espacio y tiempo procurado por su soledad.

 

En las noches todavía teme por ella, no concilia completamente el sueño, pero evita las pastillas para dormir, así como el alcohol, cuida no despertar la bestia que poseyó sus raíces familiares. 

 

Se ha convertido en una mujer que come poco, hace escasas llamadas o no las hace; aprende a platicar con su silenciada alma y frecuentar encuentros consigo misma. 

 

¿El amor? ¿Los pretendientes? Han quedado fuera de sus necesidades afectivas; sus miedos están en caer en las depresiones, en las adicciones, en los maltratos, en el pánico, en las culpas, en los ataques de pavor y en la ansiedad. 

,

Cada mañana se promete no caer en nada que la dañe, procura alegrarse y sonreír a cada una de las cosas que hace durante todo el día. Se deja llevar, absorta, por las horas ocupadas en su diario hacer procurando un toque de agradecimiento a la luz del espíritu.

 

En los momentos más profundos, pinta con ahínco imágenes colorinas de existencia, escribe historias atrapadas por sus ojos y lee el mundo para saberlo distinto.

Meditabunda arregla el jardín, limpia la casa como al santuario de su cuerpo, todo lo hace callada para hablarse interiormente. Cuando finaliza el día, resguarda su persona, lava su cara, sus dientes, apapacha su rostro, enviste la ropa serena de la noche y disfruta las susurrantes lluvias de sábado por la noche.

 

Todo es sencillo, aprendió, como han dicho muchos a amarse a sí misma.