ZEDILLO RECTIFICA Y ROMPE PARADIGMAS EN POLITICA CONTRA DROGAS

Views: 871

El ex presidente de nuestro país Ernesto Zedillo Ponce de León (1994-200) admitió días atrás durante el informe de la Comisión Global sobre Políticas de Drogas que siguió una “política equivocada” en su sexenio sobre los narcóticos al apostar por la prohibición de los estupefacientes en lugar de la regulación. Bajo la premisa de que le urge a México a pasar de la prohibición a la regulación de las drogas, sobre todoabordar los graves males derivados del tráfico ilícito a partir del abandono total del paradigma de prohibición.

Para Zedillo, es necesaria regular la prohibición de las drogas, pues la actual política ha fomentado el crimen organizado y debilitado el estado de derecho. Al mismo tiempo, indicó que se debe regular la producción de la mariguana para dar una paga y protección justa a los campesinos.

Una postura interesante toda vez que nos encontramos como nación en el momento más sangriento de su historia reciente, el debate sobre la legalización de las drogas está plenamente vigente en nuestro país. La batalla sin cuartel que nuestro país libra desde hace más de una década contra las drogas no solo no ha cumplido su propósito sino que ha devenido en una tragedia nacional: la espiral de violencia, de la que no se ve final y que deja miles de muertes, según los registros, así lo atestigua el ex presidente. “El intento por hacer cumplir la prohibición ha provocado más delitos, violencia, muerte, enfermedades, corrupción, así como debilitamiento de las instituciones y la violación de los derechos humanos, generando colateralmente en el mundo el fracaso de la guerra contra las drogas  convertida en una tragedia nacional”.

El futuro Gobierno de Andrés Manuel López Obrador  ya ha deslizado, por boca de la próxima titular de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, que propondrá a Naciones Unidas la despenalización de estas sustancias, además de atender la regulación y administración de productos y comportamientos de riesgo, las cuales  son funciones clave de las autoridades gubernamentales alrededor del mundo con una excepción: cuando se trata de las drogas. Para ello, deberían involucrar a todos los actores implicados expertos, sancionados por el tráfico de sustancias, consumidores y actores de pequeña escala, siempre prestando especial atención a las tensiones entre la salud pública. Ya que no se trata de hablar solo del asunto sino se ponderar la manera integral de resolver el problema con acciones bien estudiadas  que pudiesen incluir propuestas como la del ex mandatario.

Lo cierto es que muy pocos mandatarios en el mundo aceptan haber cometido un error en su gestión y menos reconocen que resultó devastadora una política pública aplicada por su gobierno, como es el caso de la lucha contra las drogas en México. A diferencia de algunos de sus antecesores, Ernesto Zedillo puede caminar tranquilamente por las calles de México.