Entrevista a Michelle Rogel

Views: 2322

Canto viento extremo en la cima 

¡Shhh!  nos describe el silencio

pone su dedo sobre nuestra boca

a secas escucho una nube móvil  y épica

narra su textura sobre la cabeza.

 

Alta montaña gloriosa de percusión heroica

te conquistan mis pies,

pero ellos mudan al universo subterráneo. 

 

Estamos para vencer y conquistarte

Canto de mente legible

experimentamos el cuerpo;  sus cumbres.

 

Sabemos que Michelle, una extraordinaria actriz, con una carrera consolidada tanto en televisión como en el cine. La hemos visto el año pasado, 2019, participando  en teatro, en  series, en presentaciones de libros.

Es una mujer muy activa dedicada a su profesión. Es toda una carrera que ha construido para ser la actriz con la trayectoria que ha logrado, es mucho más lo que quiero les contar.  Es además de la profesionista, la  mujer, la admiramos, la vemos en armonía en cuerpo y mente,  transita cada día como todos, por las vías sobre líneas rectas, curvas, enfrenta, como todos, los retos globales actuales  y para los que se requiere de valentía, actitud, tiempo, fuerza, ímpetu, pensamientos positivos, alimentar el  alma con aprendizajes, lecturas, explorando, sumergirse en diversos procesos para conquistar nuestras metas y mucho más.

Michelle  te hemos visto en fotos que compartes en las redes sociales explorando, escalando rocas, practicando cañonismo, alta montaña, espeleología entre otras prácticas deportivas de alto rendimiento, de aventura, donde la naturaleza, el riesgo, la ciencia y plenitud se conectan a ti.

¿Michelle cómo comienzas escalar en roca?

Recién terminado el año 2019 fue una gran aventura para mí, en diciembre de 2018 me inscribí al curso básico de montañismo de la Asociación de Montañismo de la UNAM, era un curso que quería hacer desde mis épocas de universitaria, pero que por distintos factores no había podido realizar, sobre todo el económico. Cuando era estudiante me acerqué a la Asociación, pregunté los costos de los cursos, no me parecieron tan altos, pero me dijeron que lo realmente caro era el equipo, desistí y es hasta 2018, cuando regresé para inscribirme formalmente. Dentro del curso básico hay un módulo de exploración, al que le sigue uno de escalada, otro de cañonismo, espeleología y termina con un módulo de alta montaña. Los módulos duran tres fines de semana, es realmente una probadita de cada área.

Me gustaría algún día escalar en roca, en grieta, hacer Boulder, multilargos y todo lo que el mundo de la escalada ofrece, pero apenas soy bebecita, principiante, es una meta para este 2020, entrenar más y mejor, con más compromiso con este maravilloso deporte.

Lo que si he encontrado en esta práctica es que me alimenta como ser humano y que por consecuencia me reafirma y enriquece como actriz. Ser actriz, directora, escritora y tallerista de teatro es mi más grande amor, es inmenso, eterno como las montañas, duro como sus cuestas, acogedor como las estrellas que me arropan desde las cimas.

¿Es una práctica libre que realizas o formas parte de un equipo?

Me sigo preparando en la Asociación de Montañismo de la UNAM, ahí mismo vas generando un grupo con el que te encuentras mejor para hacer salidas, vas probando cómo te sientes, como en cualquier relación es prueba y error, pero siempre apostando todo tu cariño, porque de ti depende la vida de tu compañero y de tu compañero depende tu vida, qué más grande prueba de amor.

En acción

Pudiera decir que se parece al del Teatro, nos ponemos de acuerdo, metemos todas nuestras emociones, experiencias, expectativas, miedos, en juego y vamos juntos. Confías, como cuando confías en tus compañeros actores y en el director. Encuentras lo mejor y lo peor de los demás y de ti mismo.

Experimentar el cuerpo

¿Coméntanos cuál práctica de alto rendimiento comenzaste primero y cómo es que llegaste a descubrir las demás?

No considero que haya hecho prácticas de alto rendimiento físico, pero sí mental. Hace tres años y medio, en agosto de 2016, me realizaron una cirugía por miomas en mi matriz que fueron producto de un microadenoma hipofisiario. Pasé un año recuperándome, porque cuando parecía que todo estaba bien de la matriz, entonces tenía que volver al hospital porque padecía de vómitos que duraban días o mi riñón se había inflamado u otra situación se había presentado. Quedé muy débil, quería hacer ejercicio y vi que había gimnasia, cerca de mi casa, entré a la clase, empecé haciendo pequeñas rodadas al frente, con mucho miedo. Mi cuerpo había perdido el tono muscular, no tenía fuerza. Lentamente empecé a trotar por periodos de cinco minutos. Luché mucho porque mi madre, un día junto a mi cama, me dijo: levántate nosotros no somos cobardes. Amé el hecho de experimentar mi cuerpo, de ir caminando poco a poco, DE ESTAR VIVA.

En 2019 logré correr despacito mi primer maratón, gracias vida. Ahora estoy muy emocionada por lo que venga este 2020.

¿Con qué constancia realizas espeleología?

Muy poca, sólo lo que hice en el curso básico de montañismo. Cuando puedo escaparme de mis labores diarias voy a entrenar un poco con uno de los instructores de la Asociación que es un ser humano excepcional y muy generoso.

Vuelo del tiempo

¿Qué experimentas al llegar al universo subterráneo?

Paz. Ahí el tiempo vuela, no lo sientes. En mi práctica final entre 7:45 pm y salí a las 4 am, me sentía feliz, plena, agradecida con los instructores y la naturaleza.

La cumbre más bonita que he visto

¿Qué experiencia vives antes de llegar a la montaña, como entrenas la mente y cuerpo?

Crecí en Coatepec Harinas, a las faldas del Nevado de Toluca, tengo fotografías desde muy pequeña jugando con su nieve, es un lugar que me impone desde el corazón. Las montañas son lugares sagrados, majestuosos, me duele el cuerpo al subir, en el Iztaccíhuatl siempre me duele la cabeza, aún no lo supero. En la Malinche hice la cumbre más bonita que he visto, la Cruz del Marqués es la única cima que he hecho en solitario, fue una experiencia interesante, pero tal vez no sea lo que un buen maestro de montañismo te recomiende.

Las actividades extremas causan curiosidad, miedos, coraje; quienes las practican retan sus propios límites ¿Cómo vences, cómo conquistas?

Amo la vida

 

 

 

 

Amo este deporte, así como el buceo porque amo la vida. Tengo ganas de vivir, sé que en una cama de hospital no está la vida. Sé lo que se siente perder la fuerza, tener tanto dolor que prefieres dormir. Tomo los riesgos, no los minimizo, aprendo a usar el equipo cada vez mejor, trato de ser prudente al tomar decisiones, admiro la belleza de una piedra, de una pequeña mariposa, de un insecto, de un pez. La belleza de ver a mis compañeros sonreír, de apoyar a alguien a subir, de compartir la comida. Disfruto el calor de abrazarnos todos para pasar el frío. Encontré tal vez una de mis razones para tomar un nuevo respiro.

¿Para cada práctica requieres de un equipamiento básico, háblanos de éste?

Casco porque mi cabeza importa, es la frase de una compañera, que estoy empezando a querer mucho. Mosquetones, mochila, arnés, un buen calzado que dependerá de la actividad que se esté realizando y del grado de dificultad, para mí siempre lo más importante es beber mucha agua, el agua es parte de mi equipo básico.

Estar…

Al llegar a la altura de la montaña a conquistar tus metas ¿qué experiencia es la que vives?

Me pregunto cómo es que existen lugares tan bellos, me imagino las capas de la Tierra chocando para formar la montaña, admiro la vista, siento el aire frío, agradezco el poder estar ahí, el que mi cuerpo me permita tener esas experiencias.

Sonido

 

En lo alto de la montaña te gusta el silencio o tu sonido interior o  el dialogo con la naturaleza, ¿qué es lo que escuchas?

El sonido del viento.

Si pudieras llevar ahí, a ese momento, a más personas ¿por qué sería?

Si la persona me lo pide, he llevado ya personas, pero sólo si están convencidos y es su deseo. Considero que las montañas son sagradas y que vas a ellas cuando sabes que estás listo.

Qué pasa, qué cambia en ti cuando desciendes y vuelves a la vida social

Regresar a la ciudad es para mí un choque en mi mente, siempre necesito unas horas para asimilarlo, tomarme un baño de agua caliente, un té, silencio.

¿Cómo es tu alimentación de un día para tener fuerza y condición física?

Me gusta cocinar, estudié una carrera técnica de gastronomía, entonces no sigo ninguna, a veces lo intento, pero lo dejo a los meses. Estoy aprendiendo aceptar que es mejor no luchar contra lo que me gusta. La buena comida, la buena bebida y la buena conversación me pueden conquistar.

Michelle cual será tu próxima ruta en estos deportes extremos

Espero poder lograr a la cumbre del Iztaccíhuatl y del Pico de Orizaba

Vencer y conquistar

¿Qué falta por vencer y qué por conquistar?

Algunos miedos que les tengo ganas de vencer este año y por conquistar tengo muchas ganas de hacer mucho Teatro, deseo que pronto venga otra película con un buen personaje.

 

¿Cómo te conquistas?

Con libros y café.

Agradezco Michelle por compartir, algo más que deseas agregar

Deseo que todos encuentren amor en la vida y salud para disfrutarla. Gracias a ti por tan generosa entrevista me hiciste revivir momentos que tal vez sólo la poesía podrá describir.