A WOMAN, A SHEEP

Views: 643

Nunca dice no a los planes, por muy descabellados y mala idea que sean. 

Ni bien suena el despertador, ya está saltando de la cama para empezar su día, no descansa ni en sus sueños. 

Cuando sale en plan tranquilo, siempre termina bailando hasta el amanecer, ya sea con un vaso de agua o con un shot de tequila, el gusto al alcohol, suele ser relativo. 

Si bien siempre el ser directa es lo suyo, también las indirectas son una de sus especialidades y sabe en que momento hacerlo y con quien. 

Una de sus frases favoritas es: No te va gustar lo que te voy a decir, y lo suelta, porque cometer sincericidios es una de sus habilidades mas destacadas. 

Expresar lo que siente se le hace muy fácil, es parte de su naturaleza apasionada y vehemente. 

El estar ocupada, es su modo operandis natural, tiene más compromisos que hasta la misma Beyoncé. Vive las 24 horas al máximo, pero su sueño  siempre es sagrado. 

En su perfil de persona favorita no puede faltar el ser aventurera. Si no les gusta tirarse de un paracaídas o las montañas rusas, simplemente dice, next. 

Los ahorros no suelen ser su fuerte, vive el día a día, con la seguridad que mañana seguirá trabajando duro y de manera honesta para ganarse la vida. Ama compartir lo que tiene y ayudar a los necesitados en silencio. 

Que le digan no eres capaz de hacer esto y lo otro, siempre será una ofensa, porque los imposibles no forman parte de su vida. 

Ama vivir como quiere, cuando quiera y con quien mas le guste, seguir las masas no es lo suyo y menos el tener que pedir permiso para ser libre. 

Por su boca puede salir cualquier cosa, se puede esperar lo que sea, pero así como habla, su silencio puede ser su arma más letal. 

Muchas veces no es necesario que diga nada, porque su cara siempre viene con subtítulos los cuales son imposibles de ocultar. 

Las medias tintas las aborrece, siempre se juega el todo o se queda en la nada, ser radical a veces es parte de su disciplina como si fuera un discípulo inglés. 

Muchas veces se cae, se tropieza, pero siempre, sin excepción, se levanta, se sacude el polvo, se limpia las heridas y sigue para delante como el elefante. 

El perdonar lo lleva en la sangre, pero el no olvidar también. Éste último es parte de su escudo protector, para no cometer el mismo error. 

La nobleza, la empatía, la confianza, son su fuerte, pero si es provocada vilmente y cae en manos de la injusticia, puede mostrar lo peor de ella. 

Huye de la ironía, por una simple y sencilla razón, porque la ironía es una de sus armas más poderosas que la saca a flote cuando es atacada con la misma herramienta. 

Su mirada siempre es sincera, transparente, es el claro reflejo de su alma pura y benevolente. 

Si alguien logra quitarle la calma y la paz interior, lo cual es muy complicado, tiene que hacer un curso intensivo de como aprender a desactivar una bomba nuclear. 

Suele cargar sobre sus hombros el peso de la humanidad, prefiere echarse la culpa que empezar o meterse en un lío, los conflictos no son lo suyo, salvo que sea para defender el abuso o algo injusto.

Jamas te va hacer daño conscientemente, salvo que el daño que tu le hagas rebalse los límites de lo justo, porque la justicia es crucial para ella. 

No le gusta llorar delante de nadie, llora en silencio, en la soledad, ocultando sus dolores más grandes y comiéndose sus penas para luego lavarse la cara y continuar en la lucha. 

Su seguridad y determinación es invencible, así como su espíritu indomable, nadie la puede detener hacía su camino a buscar el éxito. 

Los desafíos son sus favoritos, nunca les huye, mas bien, encuentra la oportunidad de crecer y superarse para convertirse en la mejor versión de si misma. 

Su valentía sin medida, la convierte en un líder nato, y es ella quien se va marcar el rumbo y el camino hacía la victoria. 

La impaciencia por hacer bien las cosas se transforma en una motivación constante, para lograr resultados positivos y enmendar los errores.

La confianza en sí misma, e ir detrás de sus sueños con determinación y pasión es uno de sus fuertes. 

No teme ser diferente, no teme ser la oveja negra del rebaño, porque su energía siempre la lleve a seguir caminos diferentes que otros nunca se atreverían a explorar.

La terquedad es su fuerte, y es por ella que logra alcanzar muchas veces sus objetivos, aunque  a veces no apuesten por  ella. 

Le atraen siempre más las personas interesantes e inteligentes que las atractivas físicamente. 

Las mentes para ella, son como los paracaídas, no funcionan y pierden todo su valor, si no se abren. 

Dejar huella en cualquiera que conozca, es parte de su esencia también. No suele haber camino que recorra donde no deje un poco de semilla sembrada. 

Cuando se trata de amor de pareja, necesita un amante dedicado, detallista. Alguien que no tenga miedo de gritar su amor a todos los vientos. Se convence siempre de que una acción vale más que un millón de palabras.

Enamorarla es un reto, es muy dífícil. Para poder llegar a ella, debes atrapar su mente mucho antes de atrapar su corazón. 

Como todas las personas, también crece y envejece. Pero siempre llevará a la niña salvaje e implacable en su interior y la rutina nunca será lo suyo, se aburre fácilmente si aparece la monotonía. 

Le gusta que la gente la entienda, así como ella entiende a los demás con empatía y sobre todo humanidad. 

La lealtad, nunca será negociable. Su lealtad es tan grande que podría ocupar todos los puestos de espías infiltrados a nivel internacional. 

Siempre pone mucha atención y su tercer ojo y sexto sentido a las personas que no aplauden cuando ganan, es una fiel amante de la humildad. 

Ama a los niños, a los ancianos, a los animales, finalmente los mencionados, son seres vulnerables y que muchas veces no se pueden defender por sus propios medios. 

A veces, las cosas se ponen feas, definitivamente, es en ese momento, cuando más puedes contar con su apoyo. Y su familia, ni que decir, lo es todo, daría la vida y todo lo que tiene por ella. 

La mujer Aries te ayudará a encontrar tus ilusiones perdidas y tendrá una fe feroz en todos tus sueños, sostiene Linda Goodman.

–Para una Ariana, nacida en el mes de abril, hace algunos años atrás–