BENITO TAIBO NO ES UNA PERSONA NORMAL PRESENTÓ EDICIÓN CONMEMORATIVA

Views: 494

Benito Taibo no es una persona normal porque, para empezar, por lo general una persona normal de su edad no lo pasa bien rodeado de tantos jóvenes. No lo es porque una persona normal no interrumpe una presentación de libros para poder ir al baño. No lo es porque a una persona normal la gente no le aplaude por ir a “hacer chis”.

Pero Benito Taibo no es una persona normal y por eso se rodeó de jóvenes preparatorianos para celebrar el lanzamiento de la edición conmemorativa por los diez años de Persona normal, libro dirigido a los lectores juveniles y que se presentó en el salón Enrique González Martínez de la Feria Internacional del Libro (FIL) de Guadalajara.

Taibo es, quizá, uno de los amigos más entusiastas de la Feria tapatía. Por eso tiene bien llevada la cuenta: “Pasaron un año y ocho meses de pesadilla para poder llegar a este sueño que es la FIL, una isla en medio de la barbarie… voy a llorar un poco… estamos aquí juntos, nos miramos, nos sonreímos y sabemos que la literatura es una tabla de salvación”, comentó el escritor abriendo así una sesión que se distinguió por la emoción, las risas y los aplausos.

En la presentación acompañaron a Benito Taibo el promotor de la lectura José Natividad Rosales, Javier Hernández y Lorena Zepeda, estos dos últimos exalumnos de la preparatoria de Tecolotlán y que conocieron al escritor hace diez años en las visitas que realizan los escritores a preparatorias del estado como parte del programa Ecos de la FIL.

“Llegué allá sin saber que iba a pasar una de las experiencias más bellas de mi vida”. El encargado de coordinar aquella visita fue José Natividad Rosales, quien elogió el legado de Persona normal, al afirmar “que un libro permanezca diez años es extraordinario, es un parteaguas de la literatura”. El promotor de la lectura también celebró el programa Ecos de la FIL ya que, dijo, “es un faro que desplaza la Feria a todo el estado”. Lorena Zepeda era una adolescente cuando leyó Persona normal y conoció a Benito Taibo. Hoy estudia pediatría y tiene una certeza: “Leer es vivir”.

La joven dijo al escritor: “A través de tu libro me abriste la puerta a un montón de libros; a mí, que vivía en un pueblito”. Por su parte, Javier Hernández afirmó que no le era posible describir la emoción de estar acompañando a Benito en la presentación y agregó que “jamás me había sentido tan identificado con un personaje como lo hice con Sebastian”.

Luego de las palabras de sus invitados, Benito Taibo volvió a celebrar estar reunidos en la FIL de Guadalajara, espacio que, señaló, “es la mejor Feria de todas en el mundo, porque es la única construida por los lectores. Somos lectores, nos reconocemos”. Luego, hizo una confesión: “Uno sabe que ya está viejo cuando le dan ganas de ir al baño a media presentación”, y después de aguantar un rato pidió permiso para ausentarse.

“¡Que vaya! ¡Que vaya!”, lo alentaron desde el público. A su regreso, lo recibieron con aplausos. “Nunca me habían aplaudido por ir al baño”, dijo Taibo y continuó con un diálogo que tuvo como colofón una firma de libros apegada a los protocolos sanitarios que ahora viven las personas normales.