CIUDADES BICENTENARIO, FRACASO Y FRAUDE; DEBEN INVESTIGARSE, PIDE ARTURO CHAVARRÍA

Views: 1358

Si bien en su momento las llamadas Ciudades Bicentenario representaron la principal estrategia de ordenamiento territorial del Estado de México de la administración estatal de 2005-2011 –bajo el mandato de Enrique Peña Nieto como gobernador-, con el paso del tiempo han constituido un fracaso y un fraude que ha afectado a miles de familias y han representado pérdidas millonarias, pues dichos proyectos han quedado en total abandono, lo que exige una investigación a fondo; una explicación del Congreso local que los avaló, así como un informe del gobernador actual, Alfredo del Mazo Maza, del Infonavit y de la Banca.

Así lo refirió el cuarto regidor de Toluca, Arturo Chavarría Sánchez, quien dio cuenta de la seriedad del asunto.

En principio, detalló que en 2008 se presentaron los proyectos de 6 fraccionamientos habitacionales para la urbanización de más de 28 mil 597 hectáreas, eligiendo los municipios de  Huehuetoca, Zumpango, Tecámac, Almoloya de Juárez, Atlacomulco y Jilotepec como las sedes de estas, que serían ciudades modelo autosuficientes, ambientalmente sustentables, planeadas, y altamente competitivas a mediano y largo plazo. El propósito era concentrar infraestructura y equipamientos en centros de población estratégicos para el ordenamiento territorial; “vendieron este sueño” a miles de mexicanos cuando se acercaban las votaciones presidenciales.

“Íbamos a tener más de 493 mil viviendas para recibir a una población de alrededor de millón y medio de habitantes en la entidad”, apuntó Chavarría Sánchez.

Pero la realidad ha sido muy distinta y ha provocado un desequilibrio en el Estado de México “porque muchos de estos desarrollos habitacionales que se hicieron no se ocuparon; se han convertido en ciudades fantasmas donde hay vandalismo, problemas de inseguridad; prevalece la falta de servicios públicos, y mucha gente no encuentra empleo en estos lugares. Esto nos va dando un panorama de cómo se está saturando la gran franja que rodea todo el Estado de México colindando con la Ciudad de México, hasta llegar al Valle de Toluca y el Valle de México”, agregó.

“Se anunció como un proyecto impactante pero no se ha podido subsanar. Fue un gran fracaso para el Gobierno del Estado y para el Infonavit, que fueron los que comenzaron a dar todos estos créditos, y obviamente la Banca está sobre los trabajadores que adquirieron una vivienda, pero que después mejor se fueron y dejaron de pagar”. Y es que aunque muchas de estas viviendas fueron entregadas, simplemente quedaron desocupadas, ante la carencia de servicios públicos como vías de comunicación, electrificación, redes de drenaje y en especial, transporte público.

“No hay transporte colectivo, no hay escuelas, no hay Universidades para que los chavos que salgan de estas zonas asistan ahí, no hay un comercio que  atraiga desarrollo económico, no hay industria, no hay turismo. Nada más están las viviendas, la ciudad, lo único que les importó fue vender las viviendas y la realidad es que se le quedó mucho a deber a la ciudadanía”, subrayó.

Se considera que a partir de 2013 y al 2020 se considera más del 50 por ciento de las viviendas en las llamadas Ciudades Bicentenario se encuentran deshabitadas y abandonadas, además de que la insolvencia económica de la gente que adquirió una vivienda y fue despedida de su trabajo, provoca  la emigración.

Con esto, Chavarría Sánchez señaló que queda claro que las Ciudades Bicentenario no cumplieron con el objetivo del polo de desarrollo para el que fueron diseñadas, y preocupa porque se hace necesario que “el gobierno del estado dé una explicación de todo esto, y se cumpla con lo que hace falta para los habitantes de estos lugares, que se pongan las fuentes de trabajo y todo lo que se prometió en su momento”.

“El congreso ¿por qué no hace nada? Este proyecto de la Ciudades Bicentenario se hizo con Enrique Peña Nieto como gobernador pero quien le sucedió, Eruviel Ávila, ya no habló nada de eso, no impulsó nada y se quedaron los grandes problemas”, señaló.

De ahí que es importante que la Secretaría de gobierno dé cuenta de qué sucedió con las fianzas, dónde están, por qué no cumplieron; que los diputados den una explicación. También es fundamental que el Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit) y la Banca presenten un informe.

“En realidad nadie se quiere hacer responsable, a quién hay que multar, porque falta equipamiento, áreas de donación, infraestructura, todo lo que prometieron que iba a haber: transporte, carreteras, servicios administrativos, fuentes de empleo. Y no hay nada, solo están las casas. Fue un gran fraude y es momento de que se asuma la responsabilidad pues está claro que alguien debía vigilar esos esquemas de planeación, en primera instancia los diputados a la hora de aprobar esto, porque ellos avalaron todo esto”.

“Con Enrique Peña Nieto fue el gran descalabro de recursos y abuso de poder, esto es en cuanto a las Ciudades Bicentenario, y ahora con el gobernador en turno, que no da un informe de qué pasó con todas las inversiones; también el Infonavit y la Banca, con la que se tienen adeudos”, detalló.