Cómo enfrentar un ambiente laboral hostil sin que te haga daño

Views: 316

rocio.bernal2012@gmail.com

Enemistades, falta de empatía con compañeros de equipo, bromas pesadas, trato poco cordial o amenazante por parte de los coordinadores o incluso insinuaciones sexuales, hacen que el ambiente pueda volverse una verdadera pesadilla

Aunque todas tus alertas te inviten a huir, no puedes hacerlo de manera inmediata, necesitas el empleo y puede que te enfrentes a un panorama económico no muy alentador.

Los ambientes hostiles en el trabajo se caracterizan por situaciones meramente difíciles o molestas como los conflictos de personalidad, desaires, groserías.

Pero eso no es todo, un clima organizacional de este tipo, se caracteriza también por la discriminación, porque es persistente y severa, lo que en su conjunto puede perjudicar el desempeño laboral de las personas.

Además, para que se tome legalmente como un ambiente de trabajo hostil, el empleador debe estar consciente de lo que está sucediendo, pero no hizo lo suficiente para manejar el caso o de plano no hizo caso alguno.

Si vives alguna de estas o varias situaciones, entonces estás viviendo algo ilegal.

Pero ¿cómo salir de esta crisis? No es fácil, pero cuanto más rápido actúes será mejor, para tu estabilidad laboral y tu salud mental.

Primero hay que tomarlo con tranquilidad. Estar en un ambiente así, no es sencillo, pero perder la calma tampoco te ayudará en nada. Bien dicen, que cabeza fría piensa mejor.

Es importante que pidas ayuda legal, para que puedan orientarte en tu caso en específico. Puedes empezar a tomar registros diarios de los incidentes que van pasando. Guarda todo lo que te sirva como prueba para demostrar este tipo de ambiente.

Aborda la crisis de manera directa, es decir, sin rodeos y hazle saber a tu acosador lo que te está haciendo sentir. Puedes pedir el apoyo de tus supervisores o incluso acudir con alguien de recursos humanos para explicarle tus motivos.

Si tienes compañeros que entiendan cuando se sienten a hablar, puede ser que esté solucionado el problema. Pero de no ser así, debes escalarlo de manera oportuna.

Aunque no es lo ideal cambiar de empleo, puede ser una salida si las cosas no se calman y no hay manera de resolverlo de manera interna.

Si no cuentas con el apoyo de tus supervisores o de alguien de recursos humanos, no tiene caso que te sigas desgastando en un lugar donde no aprecian un ambiente tranquilo.

Otras oportunidades laborales habrá, sólo es cosa de que te enfoques y las encuentres.