Cosas que pasan en la noche

Views: 1533

Me despierto, volteo a ver el reloj digital de números rojos que parpadea sobre el buró. Son las 3:45 de la mañana. El perro sigue durmiendo al pie de la cama. Observo todo a mi alrededor y aunque quiero volver a dormir me resulta imposible. Me siento en la orilla de la cama y me entretengo unos minutos viendo a los peces nadando en su acuario iluminado. Quisiera acariciar uno… me deleitó con la idea de sentir su textura con mis uñas… Mientras pienso esto, se oye un ruido en el piso de abajo.

Sigilosamente salgo del cuarto y bajo las escaleras, necesito encontrar al culpable de esos ruidos a la mitad de la noche. Voy a la sala y todo está en perfecta armonía, camino por la cocina y no hay nada fuera de su sitio. Con un poco de miedo me asomo por la ventana, entorno mis enormes ojos y no me percato de nada, al parecer el vecindario está en completa calma. Subo las escaleras en absoluto silencio, no quiero despertar a nadie.

Regreso a la habitación y noto un intruso en la pared… un maldito mosquito, lo atrapó de un manazo y lo mato. Acción que me causa una gran satisfacción.

Luego, considero que es la hora idónea para despertarla… Llego a su pecho, se sobresalta, pero sigue adormilada, me acaricia con absurda ternura. Me dejo ser mimada por unos momentos, pero me desespero y me quito. Me voy a mi lado de la cama y me doy cuenta de que tengo hambre, regreso a un costado de ella, saco mi uña afilada y rozo su cara. Ojalá que eso sea suficiente para que despierte y me llene mi plato porque está al 95% de su capacidad y así ¡yo no como!