Dallas Cowboys

Views: 988

Estos son los mejores jugadores que han vestido la estrella solitaria en su casco y su jersey blanco en el antiguo Texas Stadium o el AT&T Stadium a lo largo de la historia de la franquicia

Michael Irvin (WR)

Consiguió múltiples títulos con los Cowboys y jugó toda su carrera con el equipo. Doce años, tres anillos de Super Bowl, 11,904 yardas por tierra y 65 TD. Siete temporadas de más de 1,000 yardas y seleccionado a cinco Pro Bowls. Tres veces All-Pro y miembro del Equipo de la Década de los 90.

En los años ochenta, la Universidad de Miami fue el equipo colegial de la década, en los noventa los Cowboys fueron el equipo de la década y ambos tuvieron a Michael Irvin como común denominador. Un jugador demasiado entusiasta y sin egoísmo, cualidad que le hizo congeniar perfectamente con la afición. Fue uno de los líderes morales y ejemplo de la mentalidad ganadora en Dallas.

Bob Lilly (DT)

Mr. Cowboy,  el jugador prototipo de la franquicia: el significado del estado de Texas hecho persona. El primer gran jugador de los Cowboys, quien jamás faltó a un partido de temporada regular. Era imposible de bloquear, había que hacerle doble marca y a veces ni así podían detenerlo. Jugó 14 años en Dallas e inició 194 partidos consecutivos. Ganó un Super Bowl con el equipo, fue nueve veces All-Pro y miembro del Equipo de la Década de los 60 y 70, además de ser incluido en el equipo de todos los tiempos del 75 aniversario de la NFL.

No era un hombre de músculos marcados ni extremadamente atlético, pero trabajaba más duro que cualquiera y a la hora de jugar era imparable. Uno de los favoritos de los fans.

Emmitt Smith (RB)

El corredor con más yardas en la historia de Dallas y de la NFL. Smith jugó 13 años en el equipo de la Estrella Solitaria y consiguió 17,162 yardas por recepción y 153 TD, liderando la liga en cuatro ocasiones en yardas por tierra. Simplemente imparable, nunca se daba por vencido, uno de los corredores más entregados al deseo de ganar, el claro ejemplo de lo que llaman un work horse.

En una franquicia en la que tantas grandes estrellas han iniciado y terminado su carrera con el mismo equipo, habrá quien lo ponga más abajo en la lista, pero realmente no hay tantos jugadores más grandes que Emmitt Smith en la historia de la liga y siempre se le recordará como Cowboy. Smith ganó tres Super Bowls con la franquicia, fue MVP en uno (XXVII), cinco veces All-Pro y tiene los récords de más yardas terrestres en la historia de la liga con 18,355 yardas y más TD terrestres con 164.

Troy Aikman (QB)

Considerado por muchos el mejor quarterback en cuestión de precisión. Jugó 12 años en Dallas y marcó su nombre en letras doradas tras ganar tres campeonatos con el equipo y ser nombrado MVP del Super Bowl XXVII. Fue seleccionado a seis Pro Bowls y tres veces All-Pro. Aikman lanzó para 32,942 yardas y 165 TD’s aéreos, solo por detrás de Tony Romo en esas categorías en la historia de la franquicia.

Rodeado de un gran equipo, los Cowboys de Aikman se dedicaron sólo a ganar, especialmente en los Playoffs. Esa era la única estadística que a él le importaba y así refrendó el nombre de Dallas en uno de los puntos altos de la historia de la NFL, construyendo una de las mejores dinastías en la historia de la liga.

Roger Staubach (QB)

Probablemente la mayoría coincide en que este es el número 1 en la historia de Dallas. Roger Staubach es el jugador más grande en la historia de los Dallas Cowboys. Roger the Dodger fue pieza fundamental en una época de mucho éxito del equipo, llevándolos a cuatro Super Bowls, ganando dos de ellos y siendo nombrado MVP del Super Bowl VI. Fue líder de la NFL en yardas por pase en cuatro ocasiones y una más en touchdowns lanzados. Es miembro del equipo de la década de los 70 y fue cinco veces All-Pro. Jugó 11 años para los Cowboys y nunca tuvo una temporada perdedora, lanzando para 22,700 yardas aéreas y 153 touchdowns.

El Capitán América fue el mejor QB de su era y el de mejores estadísticas, pero no sólo eso, sino que siempre aparecía cuando era necesario y se caracterizó por hacer la jugada grande cuando su equipo lo requería. El gran inventor del famoso Hail Mary al primer leyenda #88 Drew Pearson en contra de los Minnesota Vikings.