DÍA INTERNACIONAL DE LA NIÑA 2022

Views: 681

El Día Internacional de la Niña se conmemora cada año para crear conciencia sobre la situación de las niñas en el mundo, reconocer sus derechos y los desafíos únicos a los que se enfrentan, especialmente en los países en desarrollo, así como promover su empoderamiento y el cumplimiento de sus derechos humanos.

Según datos de Unicef, hay en el mundo más de 600 millones de niñas adolescentes que han conseguido romper los límites y las barreras que conllevan los estereotipos. Y han demostrado que, con las oportunidades y habilidades necesarias, así como un entorno propicio que fomente su potencial, una niña puede emprender y convertirse en una auténtica líder.

Sin embargo, y en pleno siglo XXI, las niñas siguen sufriendo grandes desventajas en muchas esferas como la salud, la educación, la participación política y las oportunidades económicas que se han visto agravadas por las crisis concurrentes de la COVID-19, del cambio climático y las crisis migratorias.

El desempleo generalizado y la inseguridad económica, sumados a las importantes interrupciones de los servicios relacionados con la salud sexual, reproductiva y la nutrición, han debilitado los sistemas y redes de protección y bienestar en todo el mundo y han hecho que logros importantes alcanzados en el último decenio hayan involucionado. Como resultado, se estima que, en un futuro, 11 millones de niñas no podrán volver a la escuela y más de 42 millones de niñas y adolescentes terminarán por no acudir a la misma, teniendo tres veces más probabilidades de casarse antes de los 18 años.  

A pesar de los avances en el acceso a la educación, 1 de cada 4 niñas adolescentes en África Occidental y Central no saben leer ni escribir y 9 de cada 10 adolescentes en países en desarrollo se deben conformar con trabajar en sectores terciarios donde cobran muy poco, además de ser sometidas a maltrato y explotación laboral.

No debemos olvidar tampoco las niñas que viven en entornos de conflicto armado, así como las desplazadas y refugiadas, que son las que menos posibilidades tienen de ir a la escuela, a diferencia de los niños. Como está ocurriendo en Afganistán, que tras la tomar de poder de los talibanes en agosto de 2021 y el restablecimiento de la ley sharía, se han recortado nuevamente los derechos de las niñas. Algo parecido ocurre en Níger, donde el Estado Islámico en el Gran Sáhara y el Grupo de Apoyo al Islam y los Musulmanes (afiliado de Al Qaeda) han provocado el cierre de 377 escuelas.

Todo esto hace que aumenten las cifras del matrimonio infantilAlrededor de 650 millones de mujeres que viven en la actualidad contrajeron matrimonio antes de los 18 años, y se prevé que, en el año 2030, 150 millones de niñas se habrán casado en el mundo.

Pero el futuro de las niñas no solo se ve amenazado por el matrimonio forzado, sino también por los embarazos precoces, que en varios casos en México y países latinoamericanos, se pone de manifiesto que cientos de menores merecen tener una infancia sin ser obligadas a ser madres. Recordemos que, tanto el embarazo como el parto, actualmente constituyen la segunda causa principal de muerte en niñas y en adolescentes en el mundo. Alrededor de 3,9 millones de niñas de entre 15 y 19 años recurren a abortos en condiciones de riesgo que ponen en peligro sus vidas y su salud. 

En relación con esto último, hay que estremecerse con las cifras concernientes a la mutilación genital femenina (MGF), una terrible práctica que atenta directamente contra sus derechos. Más de 200 millones de niñas y adolescentes la han sufrido y más de tres millones están en riesgo de padecerla cada año.

Finalmente, otro de los desafíos a los que se tienen que enfrentar, es la violencia sexual. El 72% de las víctimas de explotación sexual detectadas son niñas. A nivel mundial, unos 120 millones de niñas han sido víctimas de relaciones sexuales forzadas y otras agresiones sexuales, normalmente por parte de alguien cercano a ellas. Mientras que 1 de cada 3 estudiantes de 11 a 15 años ha experimentado acoso escolar por parte de sus compañeros o compañeras.

Son precisamente todos estos retos los que hacen que veamos la importancia que tienen los derechos de las niñas y adolescentes, y de tener que defenderlos. Proteger la infancia de las niñas, salvaguardar sus derechos y garantizar que tengan un futuro debe de ser prioritario en cualquier parte del mundo.