EL SICARIO DEL ABUSO

Views: 596

Él se desarrolla en la corriente de la vida

Las actitudes débiles lo debilitan gota a gota 

Algunos lo llaman el medio más efectivo de persuasión 

Su fuerza siempre va a ser acumulativa, va de menos a más, in crescendo al punto que no tiene límites. 

El no está hecho para el tiempo, como a veces la reputación sí lo está, él esta hecho para que dure la eternidad. 

Si alguien no tiene enemigos o por lo menos personas que no son afines, sin duda carece de él. 

Está siempre ligado a la fuerza, él y la fuerza personal, ocupan la pequeña y contundente lista de inversiones personales que lo valen todo. 

Muchas veces el que lo transforma, lo cambia, lo fortalece o inclusive, lo puede destruir, es el poder. 

A veces lo relacionan con lo siniestro, lo frívolo, lo oscuro, lo distante, con la ausencia de empatía o los famosos nervios de acero.  

Muchas puertas durante nuestras vidas se abren gracias a la personalidad; sin embargo sólo él, las pueden mantener abiertas por siempre. 

La visión, la comprensión, la integridad, el poder de articulación, son cualidades de un gran hombre, pero la profundidad de él, diría que es la más importante.

La forma como invertimos, gastamos y recuperamos nuestro tiempo, junto con la actitud mental, son el resultado final de cómo es él. 

El compromiso nos impulsa a la acción, la disciplina nos permite continuar y sostenernos pero, sin él, nunca saldremos de la cama para dar el primer paso. 

Él a veces se define o se le conoce por los adjetivos que utilizamos a la hora de entablar y sostener una conversación, sin importar el receptor del mensaje. 

La persona que suele mentir, que engaña, que manipula, que envuelve con sus encantos, sin que éstos sean sinceros, sin duda, carece de él.

La resistencia de una persona en cualquier situación, ya sea en el gimnasio, deporte, o en la lucha diaria de la vida, sin duda puede fortalecerlo y construirlo más fuerte y más sólido. 

Hay quienes piensan que él es como un árbol, y su sombra la reputación que le precede. El árbol es la realidad y la sombra es lo que pensamos qué es, sin certeza de nada. 

El autocontrol y la autodisciplina, son dos elementos claves para lograr la grandeza de su espíritu. 

Él es la base real de todos los éxitos que realmente valen la pena alcanzar.

La participación de él en cada acto siempre va depender de las circunstancias y el contexto  en que se hace. 

El intelecto muchas veces no hace a un gran científico, sin duda, al gran científico lo que lo hace es él. 

A él se le puede conocer a través de las conversaciones, de cualquier índole, en cualquier espacio y tiempo.

Él siempre es juzgado, constantemente, y muchas veces se le juzga por la forma en que una persona trata a los que no pueden hacer nada por ellos, a los indefensos, sean personas o animales también.  

Algunos lo relacionan con la fe, cuando se muestra completamente, otros lo relacionan a la luna, cuando no se muestra del todo. 

Cuando de evaluarlo a él se trata, es decir que él es bueno o malo, son valoraciones arbitriarias, porque es mucho más complejo que esas dos palabras. 

En la soledad se pueden y se logran desarollar varias cosas, él, no es de ninguna manera una de ellas. 

La enseñanza y el aprendizaje son procesos nobles, que a él lo forman y también forman el futuro del individuo. 

Hay personas que creen que los deportes a él  lo forman día a día, pero yo pienso que no, más bien, lo revelan plenamente. 

Él suele ser el que divide a las personas en dos grandes grupos, los que se alzan y vuelan y los que se inclinan y se quedan sin dar un solo paso. 

Lo que nosotros elijamos moldear, acuñar, forjar, formar, configurar, siempre va estar ligado directamente con él. 

Mahatma Gandhi dijo alguna vez en vida: El ornamento real de la mujer es su carácter, su pureza

–A todas las mujeres con carácter que han y siguen siendo juzgadas por tenerlo–.