Indescriptible abrazo

Views: 796

Dos individuos (él y ella) han quedado de encontrarse después de seis años. Ambos se consumen por el ansía de volver a verse. Los teléfonos celulares son de importancia para saber que uno de ellos tomará una ducha. El sol pega fuertemente sobre el pavimento cuando ambos caminan hacia el punto acordado. Calles empedradas de subidas y bajadas los separan.

 

Él llega y manda una foto de la esquina donde se encuentra. También menciona que su vestimenta consiste en un para de bermudas y una polo de color azul. En conversaciones anteriores ella había mencionado que el rojo y el amarillo en algunas tonalidades no es de su gusto para vestir. Curiosamente viene de rojo.

 

Pasan algunos minutos y él voltea en diferentes direcciones tratando de encontrarla. Una hermosa joven de piel morena, de labios carne y de rasgos finos sale de una de las múltiples calles. La pureza de su mirada se esconde tras el lente de poco aumento. Destaca su indescriptible sonrisa.

 

“¿Será ella?” Duda internamente aquel que llegó antes al punto de encuentro. La prenda superior es roja, pero un poco descolorida. Él esperaba un tono más potente, por ello duda. Ella camina hacia él y rompe cualquier suposición.

 

Antes de saludarse cordialmente en la mejilla, se abrazan de una forma inexistente en el repertorio de la actualidad humana.  Sus corazones se conectan, este acto elimina el tiempo y los regresa a sus últimos días juntos. Ambos visten de forma similar, la playera blanca está marcada de palabras en plumón negro.

 

Ella inmortaliza el momento con una foto, en su rostro destacan algunas líneas de color azul y él sigue limpio mientras el resto del salón celebra el fin de otro ciclo escolar. El abrazo termina. Ambos caminan hasta llegar a una casa, pasan tiempo de calidad y confían su experiencia de vida el uno al otro.

 

Su tiempo juntos después de diferente actividades está por terminar. Caminan por las calles empedradas hacia el hogar de ella, las distancias son cortas, no pasan de once cuadras. Llega el tiempo de despedirse.

 

La pregunta, ¿volverán a verse? Posiblemente así será.