¿Más que un ensayo?

Views: 538

El pasado primero de agosto la Selección Mexicana de Futbol cayó en la final de la Copa Oro ante su gran rival de la CONCACAF; la Selección de los Estados Unidos.

El Tri no pudo con el equipo de las Barras y las Estrellas en un encuentro opacado por una gran cantidad de errores por parte de ambas escuadras. México tuvo más de una oportunidad de abrir el marcador en jugadas que ni Funes Mori ni Corona pudieron concretar mientras que Salcedo y compañía también se vieron mal ante los ataques de Arriola y Zardes, quienes también dieron un partido para el olvido, lo cuál permitió que el 0-0 se mantuviera hasta los tiempos extra.

Si bien México llegaba como el claro favorito a llevarse la Copa, sobre todo porque a diferencia del equipo nacional, E.U. llegaba con un equipo alternativo, formado especialmente por jugadores de la MLS, lo cual añade sal a la herida.

A pesar de no haber levantado el trofeo y de haber perdido la final ante el cuadro B de Estados Unidos, hay que decir que hubo pasajes dentro del torneo en los que se pueden rescatar cosas positivas del equipo tricolor y también errores de los que se puede aprender para ir puliendo de cara al Mundial de Qatar.

Comenzamos por repasar el parado habitual del combinado nacional; Martino eligió jugar con un 4-3-3 durante todos los partidos de la Copa con excepción del encuentro ante Canadá en semifinales, en esa ocasión optó por un 3-4-3.

La defensa me pareció haber sido el punto débil del equipo del Tata, a pesar de haber recibido únicamente dos anotaciones en todo el torneo, pero es que realmente fue exigido en pocas ocasiones, contra E.U. quizá la noche más complicada para la zaga y en aquella ocasión me parece que quedaron expuestas las carencias defensivas que no se mostraron ante equipos menos amenazantes en los partidos anteriores. Carlos Salcedo nos confirmó que no se encuentra en su mejor momento y aunque Araujo y Moreno lucieron más seguros que el central de Tigres también hubo momentos en los que ofrecían facilidades al rival.

En el caso de los laterales creo que Luis El Chaka Rodríguez fue de lo mejor que tuvo el Tri en esta Copa ya que gran parte del plan ofensivo pasaba por lo que hiciera él y es que sabía muy bien cuando atacar a profundidad, cuando lanzar centros a área, cuando interioridad y cuándo retroceder, a diferencia de Gallardo quien tenía las mismas funciones, pero por la banda izquierda, sin embargo el jugador de Rayados muchas veces se veía desconectado del plan de juego y en más de una ocasión se le veía subiendo al mismo tiempo que El Chaka cuando me parece que la idea de Martino era que mientras uno buscaba la línea de fondo el otro retrocedía.

El mediocampo fue lo que más agradó. Es cierto que en la final Edson Álvarez cometió un par de errores de los cuales derivaría el gol de los estadounidenses, pero en general un gran torneo del Machín dando salidas limpias al cuadro tricolor y jugando detrás de los interiores. De Héctor Herrera basta con decir que fue el mejor jugador de el Tri durante esta Copa y es que todo el juego de México era organizado por el jugador del Atlético de Madrid, se cansó de mostrar su enorme repertorio de como jugar en el centro del campo.

En el ataque está claro que haber perdido Hirving El Chucky Lozano desde el día uno condicionó el plan de Martino, basta con ver que su lugar lo tomó un jugador como Orbelín Pineda, que aunque el jugador de Cruz Azul dio un buen torneo y cuenta con calidad de sobra es un futbolista con cualidades completamente diferentes a las de Lozano; Pineda ofreció atacar el área desde segunda línea y jugar en la frontal del área mientras que el Chucky es un especialista en correr a espaldas de la defensa rival y atacar espacios y buscar la definición, cuando el Tata volteó a ver el banco de suplentes simplemente no tenía un jugador que pudiera con esa labor.

Rogelio Funes Mori también fue víctima de críticas negativas tras la final ante Estados Unidos pues tuvo más de una oportunidad de gol que el delantero no supo aprovechar, sin embargo, me parece que en general dio un buen torneo y, lo mas importante, dejó claro que tiene lugar en el Tri.

Que México debería ganar sin problemas este tipo de competencias va implícito, pero hacer drama e incluso pedir la destitución del entrenador (madre mía, lo que hay que leer), es completamente absurdo.

Los resultados de esta Copa e incluso de los de la Selección que fue a las Olimpiadas de Tokyo (que vistos los comentarios de la prensa y afición parece que hay que recordarles que no es lo mismo dirigir a la Selección mayor que a la Sub 24) terminan en un segundo plano pues el Mundial está a la vuelta de la esquina y sirven para que el entrenador pueda estudiar de manera clara su baraja. Así como hay jugadores de estos dos combinados que han dejado dudas sobre su presencia en Qatar, también hay más de uno que levanta la mano para ser considerado en la justa mundialista.

Más que un “fracaso” creo que Martino tiene un lindo reto con la Selección de cara a Qatar 2022.

Gracias por leerme y nos vemos en la siguiente entrega de Cancha Reglamentaria.