Mundial Catar 2022

Views: 543

Muchos han tachado a este mundial de exótico, otros, de extravagante al igual que la gran mayoría, que  lo han catalogado como una completa locura, el mundial de Catar 2022 está comenzando a considerarse como la mayor vergüenza en la historia del fútbol mundial. En 2010, la FIFA anunciaba la concesión de las próximas sedes mundialistas, el ente organizador se la otorgó a este país ubicado en el Golfo Pérsico, siendo la primera vez que un país árabe organizaría un evento de tal magnitud, en el mismo momento de la elección de esta sede, las protestas de todos los rincones del mundo llegaron a las oficinas de la FIFA; había una sospecha de corrupción, que cada vez que se acerca el momento de que se dé el pitido inicial se hace más grande.

Las primeras quejas fueron sobre lugar donde fue elegido, así como las denuncias por las sospechas de sobornos a las federaciones de los países para votar por el país asiático. Al igual que pasó en el último mundial en Rusia, éste ha levantado tantas sospechas que ha desembocado en una crisis en la FIFA, lo cual derivo en la expulsión de varios miembros de las federaciones de distintos países, aún con esos, los proyectos se llevaron y se llevarán a cabo.

El segundo problema con esta justa son las condiciones meteorológicas, como todos sabemos el mundial siempre se ha jugado en el verano, surge la imposibilidad de celebrarlo en esas fechas el siguiente año debido a las inmensas temperaturas en el país sede. La FIFA se ha visto obligada a recorrerlo hasta el mes de noviembre, lo que supone un problema, ya que en esas fechas se disputan las principales ligas europeas y la UEFA Champions League; algo positivo de esto es que probablemente los futbolistas no lleguen tan cansados a esta justa mundial,  porque no jugarán el torneo después de haber jugado la temporada completa.

Estos han sido problemas, en cierto modo, de un carácter futbolístico; tanto para el jugador como para el espectador, pero el verdadero problema de este mundial en Catar es que toda la infraestructura está siendo construida por trabajadores que laboran en condiciones deplorades, provenientes de diferentes partes de Asia, al día de hoy, hay miles de muertes confirmadas de éstos que laboran de sol a sol en condiciones de 40° centígrados sin recibir el trato digno que merece un ser humano, estos datos vienen de la ONG Amnistía Internacional la cual ha denunciado hasta el cansancio el maltrato a los trabajadores inmigrantes.

La mano de obra que está trabajando en esta justa proviene principalmente de países como Nepal, India y Bangladesh los cuales no tienen una buena calidad de vida y trabajo, por lo cual los obreros emigran a Catar donde les prometen una mejor paga y calidad en el trabajo y cuando llegan a su destino se encuentran con la realidad: que para nada es lo que les ofrecieron al principio, ganando un máximo de 200 dólares al mes y además de eso, sin tener la seguridad de cuándo se los pagarán, lo que conlleva que pueden pasar meses sin mandar dinero a sus familias en su país de origen; otras informaciones que circulan en relación a esta situación, es referente al sistema llamado Kafala en el cual, cualquier trabajador tiene un patrón, ya sea una persona o una empresa, este patrón es el que tiene que velar por la salud, seguridad y los derechos de sus trabajadores al igual controla  en qué momento éstos pueden salir del país, lo cual obviamente no pasa en este caso. Además de lo anterior, los trabajadores tienen que conformarse con vivir en habitaciones pequeñas donde en promedio viven 8 personas, problemas de insalubridad también han sido denunciados por Amnistía Internacional.

Ahora se preguntarán porqué sigue la organización de este mundial aún con estas violaciones a los derechos humanos, pues el dinero manda, los altos mandos futbolísticos prefieren callarse eso para seguir agrandado sus ganancias y llenar de billetes a uno de los países que ahora es uno de los más ricos del mundo gracias al petróleo. Uno de los principales activistas en contra de esta justa futbolera es el ex jugador Absdelam Ouaddou, quien jugó en el futbol catarí y se dio cuenta de la situación del país, él mismo ha dicho que cada año se han registrado 400 muertes en todas las sedes, si han seguido a este paso se estiman en más de 4,000 además de las condiciones deplorables consideramos también la pandemia de Covid-19 que aunado a eso podría duplicar o triplicar las muertes en ese país asiático.

Independientemente de quién sea campeón o de la ilusión renovada de cada país de ser o volver a ser campeón del mundo, este mundial pasará a la historia como el de más manchas que haya existido, hay que parar con esto, con la corrupción en el deporte y dejar que sea éste sólo sea el que mande en vez de grandes cantiades de dinero.

No podemos tolerar la esclavitud de un país y los muertos en los estadios

–Absdelam Ouaddou–

Atentamente

Un aficionado cualquiera