+Nacho Trelles el gran estratega, un libro que muestra al entrenador, al padre, al esposo y al amigo

Views: 2546

La frase:

Patear, cabecear y colocarse en el campo, es el A B C del futbol. Cabecear bien el balón es, contra lo que muchos piensan, tan indispensable como patear.

NACHO TRELLES

 

LOS DETALLES DE UN GRAN LIBRO

 

En un libro de 644 páginasNacho Trelles El gran estratega y su futbol, hecho por las hermanas Maru y Leticia Trelles Noriega, sus dos hijas, se relata la vida del más reconocido entrenador mexicano, Ignacio Trelles Campos, más identificado como Nacho Trelles. Se trata de la biografía que nos muestra no sólo al entrenador que profesionalizó el futbol en México, sino al padre, al esposo y al amigo; al hombre honestofrío ante las emociones, muy inteligentetransparente, no superfluodirecto. La vida del genio del futbol gracias a una profunda investigación de su hija, Maru Trelles Noriega.

La trayectoria de Don Ignacio Trelles Campos en el futbol mexicano y con los Diablos es una historia que necesitaba ser contada. Por eso, Maru y Leticia Trelleshijas del legendario Director Técnico, se dieron a la tarea de escribir un libro biográfico que presentaron el miércoles 27 de abril, en el auditorio del Museo Salón de la Fama del Deportivo Toluca.

En presencia de ex jugadores que conformaron al Toluca Bicampeón de las Temporadas 1966-67 y 1967-68, se dio a conocer el libro que relata la exquisita historia de quien se ha convertido en un ícono del futbol mexicano, Don Ignacio Trelles.

Tras la presentación de un video que resumió el legado de Trelles y la huella que dejó en la historia del Deportivo Toluca, se hizo entrega de un ejemplar del libro a los presentes.

El reconocimiento y homenaje se hizo extensivo también a los ex jugadores campeones con Toluca, que bajo el mando de Don Nacho Trelles dieron el Bicampeonato a los Diablos Rojos. En este tenor, se hizo entrega de una playera de juego coen su nombre y el número que utilizaban a José Luis Ruso EstradaManuel Cerda CanelaMoisés FigueroaMario MedinaEduardo OlguínHéctor Pelón VelázquezÁngel López y Eduardo Ramos.

Eduardo

Al finalizar la presentación, se ofreció una comida para los asistentes, que en algunos casos fueron acompañados de familiares.

El libro biográfico de Don Ignacio Trelles es una edición que no está a la venta.

El escritor Juan Villoro encargado del prólogo señala: Decir Trelles equivale a decir entrenador, el estratega que dota de mística al vestidorPuso su astucia al servicio de la eficacia para conquistar 15 títulosBajo su mandoel Cruz Azul se transformó en la legendaria Máquina CelesteTrelles era la inteligencia junto a la línea de cal: acertaba con sus ideas, esperando que los jugadores acertaran con sus pies.

En tanto el comentarista Heriberto Murrieta, al cierre del texto indica:

Tenemos la publicación definitiva sobre el estratega tapatío. Observador juicioso, la mente astuta, terror de los árbitros, interruptor de juegos, enfriador de los contrarios, hielero de contiendas calientes, brujo de las malas artes y a la vez prohombre ético, disciplinado, íntegro y profesional.

Este edición no venal, que no está a la venta al público constó de 103 ejemplares, mismos que están numerados y certificados por la autora a quien agradezco me haya dedicado uno, el número 62, un verdadero tesoro como libro y como historia de uno de los grandes técnicos mexicanos, a quien tuve el gusto de conocer cuando me iniciaba en las huestes periodísticas.

En el libro se puede dar cuenta de un rico contenido con detalles como los zapatos con tachones, las medias o tobilleras, las espinilleras, los pantaloncillos cortos y las camisetas han presentado cambios importantes a través de los años. En la década de los cuarenta, el balón ni remotamente se parecía al que se usa hoy en día. El balón de Nacho Trelles era de cuero de tres gajos, probablemente cocido a mano con hilo de cáñamo; un tanto pesado y más si se mojaba con la lluvia. En los zapatos antiguos faltaba la excelencia de los que hoy permiten un contacto casi perfecto con los pies del jugador.

Otro episodio refiere que Nacho estaba dispuesto a cubrir todas las necesidades de la Selección Nacional y había encontrado en el Club Israelita (ahí fue a dar, haciendo trabajo de investigación) no sólo una cancha de futbol muy bien mantenida, sino hasta en el viento que sopla muy parecido al que hace en La Sabana, de San José de Costa Rica, ante las eliminatorias frente a ese país.

En el partido ante Rumania, en los juegos olímpicos de Tokio en 1964, inesperadamente se abrió un hoyo en la cancha de juego, esto es que el piso se le hundió a Albino Morales, jugador del Toluca. Un hoyo de 60 centímetros, el árbitro suspendió el partido para rellenarlo.

Cuenta Albino que conducía el balón cerca de la línea e iba a driblar al rival con el pie derecho, cuando el piso se hundió, se golpeó hasta la cabeza y pensó en una fractura, pero de inmediato sacó su pierna y no tenía lesión. Aquello había sido muy chistoso.

Billete

El sábado primero de octubre de 1966Nacho Trelles fue presentado como comandante en jefe de la dirección técnica de los Diablos RojosNacho había sido abordado por los directivos del Toluca, cuando la Selección Mexicana de futbol estuvo concentrada en el Instituto Nestlé de capacitación, el año anterior. Entonces no podía hacerse cargo del conjunto rojo, sino hasta después de haber cumplido sus compromisos con la Federación Mexicana de Futbol y con el equipo nacional en el Mundial de Inglaterra. El plan en el Toluca era ambicioso, tomando en consideración a los elementos con que contaba el grupo, jugadores, técnicos, directivos… y respaldo económico.

El principal propósito era desde luego mejorar el aspecto técnico del plantel de jugadores. Hacia este punto encaminaron sus esfuerzos Pepe Moncebáez, Ricardo Mancera y él.

En los aspectos internos del equipo, existían problemas que se enfocaron desde ángulos distintos por haberlos afrontado ya antes en otros equipos. A aquellos elementos que significaban problemas, se les habló en lenguaje futbolístico para que se incorporasen en perfecta armonía a ese todo que es un equipo de futbol.

La indisciplina de Amaury Epaminondas era un problema mínimo y sobre Claudio Lostanau tuvo que hablar con la directiva para conocer su situación exacta.

Prometió que el trabajo en el equipo Toluca estaría encaminado a convertirlo en un conjunto con grandes aspiraciones. Don Nemesio Diez llevaba 9 años como presidente del Consejo Consultivo, estructurando lo que era un verdadero club con una vida que a veces amenazó con extinguirse, sólo para luego levantarse más fuerte y con más vitalidad.

Nacho cumplió con el cometido, dio al Toluca su primer título de liga en la temporada 1966-67 y repitió como campeón en la 1967-68.

Este libro es el resultado de una exhaustiva investigación de Maru Trelles Noriega, un trabajo descomunalesmeradoabundante en datosanécdotas, avatarescrónicacríticas y reseñas periodísticas sobre la figura del entrenador con más partidos dirigidos en la Primera División (1083) y el que más encuentros ha estado al frente de la Selección Nacional (117), dijo Heriberto Murrieta.

Un libro que nos confirma que recordar es vivir.

El libro