OCURRE

Views: 684

Pasa, ocurre, esa avalancha

Que sorprende hasta a nuestros relojes

Mientras sube y baja

Como un recuerdo bello que se afea en el presente

En el viaje perpetuo de lo efímero

Que se posa cual mariposa en cámara lenta

Al filo de una sola pestaña,

Cautelosa y celosa del sólo ver algo que no sea ella o él

Y la pirinola escolar

y la vorágine oculta que los años viejos nos mueven

nos conmueven al filo de cierta desesperación

y así, pasito a paso, como un vals ebrio que marca

nuestra ruta dónde ya no importa nada

y el todo se vuelve poco

y de ahí nace esa necesidad de mantener

mantener al poco

como un fuego enano

para que no se apague

hasta el soplar con el último aliento

o el penúltimo o el antepenúltimo

y con él continuará como un insert de televisión

continuará, continuará, continuará,

hasta que por fin, el inicio empiece

como ese gran final

esperado por centurias,

mientras se cocina algo

con humo sin olor

y nuestra o la tuya o la mía,

es arrojada al fin,

al barranco,

sin retorno,

esa mochila,

bañándonos a falta de agua,

con la palabra amén.