Orto y Ocaso

Views: 487

Se va un año y otro está tocando para entrar. Se acaba uno y el que sigue va a comenzar.

Un día y otro vivido que te acercan a tu final, por eso cada minuto de vida vívelo como si fuera el último.

… y en el principio fue la vida que implícitamente lleva al morir.

La vida se nos va. Es un soplo divino de casi nada, un efímero instante de luz, una brizna de polvo que navegó en el éter, un pedacito de tiempo que como vino se fue.

Casi no fuimos nada: uno entre billones de seres que fueron y son: una celulita, un gen, un clon, una llamita escondida, un recuerdito… quizá.

Pero en nuestra finitud, en esta inmedible vida, fuimos eslabón de la eterna cadena de vida, fuimos vida que aquí estuvo y está.

La vida es como una rueda de la fortuna: Ora bajas, ora subes, ora sumas, ora restas, y navegas y navegas y no te la crees. A veces ríes y luego lloras, unidos van gustar y sufrir, por eso si hoy vives jubilosas horas, recuerda también que vas a morir.

¿Y bajar de la giradora rueda? Ni lo mande Dios, ni lo mande Dios, por eso que haga el amor quien pueda antes de decir adiós.

31 de diciembre, recuento de acaeceres: toqué el cielo y al infierno también, se fue gente querida y otra llegó y lo que pensamos que nunca pasaría en política pasó.

Y viene el 1ro de enero y entras a un nuevo barco que navegará, lo deseo vehementemente por pacíficos mares de felicidad.

Gracias doy por estar arañando el 2024, porque vivir, aunque implique sufrir es ser y estar.

Adiós al año que se va y bienvenido el año nuevo.

SALUD…