Portarretratos

Views: 854

Era un día como cualquier otro, tenía que hacer unas compras, así que fui a Walmart. Entré sin tomar un carrito porque quería tardarme lo menos posible, sin embargo, es casi imposible que no me detenga para ver los artículos en oferta.

Comencé a mirar un estante que decía 50% de descuento, eran artículos para la casa: algunos floreros, adornos, un frutero y había varios tipos de portarretratos. Me llamó la atención uno con un marco color chocolate que combinaba muy bien con la decoración de mi casa, pero al tomarlo, sin querer, moví el que estaba a un lado y por poco se cae al piso, lo alcancé a sujetar antes de que cayera, cuando lo tomé, lo observé con cuidado.

Tenía la típica foto familiar, de padres e hijos con una enorme sonrisa, pero al mirarla quedé estupefacta… la niña de la familia era yo o era alguien idéntica a mí. ¿Cómo podía ser posible? Obviamente nunca fui modelo y esa foto jamás me la tomaron o eso pienso. Tomé el portarretrato y fui directamente a la caja a pagarlo… ya ni siquiera fui a comprar lo que necesitaba.

Me subí al carro y en cuanto salí del estacionamiento le marqué a mi madre. Le pregunté sí cuando tenía 7 u 8 años me había tomado unas fotografías profesionales, porque no lo recordaba. Me dijo que no me estaba entendiendo y le expliqué la situación. Se sorprendió y me pidió que le mandara una foto de la dichosa niña, cuando la recibió me mandó un montón de emoticones sorprendidos y me dijo: estabas igualita a esa niña.

Observé la foto con mayor atención tratando de encontrar diferencias entre nosotras, pero no pude… teníamos los mismos ojos grandes color miel, la nariz fina y recta, el hoyuelo en el cachete derecho al sonreír e incluso el cabello castaño peinado en dos coletas como a mi madre le gustaba peinarme cuando tenía esa edad.

Aunque tenía mucha curiosidad sobre mi doble no se me ocurrió ninguna forma de saber más sobre aquella niña, aunque me hubiera gustado ¿quién era?, ¿de donde era?, ¿qué edad tenía actualmente?, ¿tendrá algo que ver con mis genes familiares?

Era imposible conocer toda esa información, sólo se me ocurrió meterme a Google y escribir: ¿hay una persona idéntica a mí en alguna parte del mundo? Obviamente encontré muchas respuestas, leyendas urbanas asegurando que sí, algunos mitos muy románticos, pero lo más científico que encontré decía lo siguiente: Aunque hay 7550 millones de personas en el mundo, sólo hay 1 entre 135 posibilidades de que exista una única pareja de dobles perfectos.

La evidencia apunta a que hay muchas personas que se parecen físicamente, pero no se han encontrado dobles perfectos, pero claro que existe la posibilidad. Yo sé que esa niña es mi doble, no sé de dónde es, ni quién es, ni su edad actual, pero ahora la buscaré en todos los portarretratos que se me crucen y me fijaré en cada cara que me resulte familiar porque en este mundo hay una yo, pero creo que más pequeña.