Querido Lo

Views: 707

Dos jóvenes están sentados en un auto pequeño: de dos puertas y una cajuela, de pintura gris e interiores naranjas, sin duda el nombre del modelo sintetiza lo que es ese coche. Ambos esperan la apertura de una tienda. Juntos reflexionan sobre la muerte de un ser querido:

–Si hubiera sobrevivido no sería fácil.– menciona Lo. –No podría moverse, no podría comer lo que le gustaba, no podría, no podría…

Las palabras duelen, pero son ciertas. Una vida condicionada posiblemente no es vida, si regresamos a los griegos diríamos que la Moira nos da lo que nos toca, ¿por qué cuestionarla a través del hubiera? “Él me ha tocado como primo, pero es mi hermano” Reflexiona el menor de los dos en el presente.

Aquella reflexión abre el tiempo y el espacio. Viajemos por esta línea temporal: “Brinco, brinco, brincolín” Supuestamente dicen tres niños pequeños cuando estaban en ese artefacto de diversión. “Me duele la cabeza” “Ten” Da aquel primo un cereal de arroz sabor chocolate, lo engaña y supuestamente se siente mejor, ¿será que toda dolencia está en nuestro discurso?

En familia acomodada visitan el zoológico de Chapultepec. El primo mayor le agarra la mano, el pequeño confundido a siempre estar de extensiones de su padre y si abuela, inconscientemente le besa la mano y el primo mayor reacciona con asco. Crecen ambos y la play station 2 fue un gran objeto que genero su lazo, principalmente gracias a los juegos de fútbol. “Alza las manos” menciona el primo mayor en un juego temático. “De alguna forma me enseñó a vencer mi miedo a las alturas” reflexiona él en el presente. Un xbox 360 replica la unión.

Mientras escribe la tesis el primo mayor rompe en llanto, la muerte ha vuelto a llamar a aquella que se nombraba Mi..u. “¿Cómo escribir algo académico con tanto dolor, con este duelo tan grande” Por fin sabe la respuesta, la escritura tenga la finalidad que sea siempre tiene cargas emocionales.

Un partido Cruz Azul vs America. En lo momios ganan las águilas, sin embargo, el pequeño dice: “Mi corazón es azul”. La sorpresa de todos el resultado, la máquina le rompe la quiniela a Lo.  Varias veces Lo se viste hipócritamente de rojo para disfrutar el espectáculo en la Bombonera, como el menor se viste de hidrorayo para visitar el Azul y el Azteca.

3Los hermanos también se pelean: insultos llueven sean palabras orales o escritas en chat. El gran valor del hermano es que siempre hay una reconciliación. “He escrito muchas historias contigo y aún muchas más por hacer”.