Selección Natural de alelos letales recesivos: “El caso de la Eugenesia”

Views: 851

María Guadalupe Camacho Colín

en colaboración con Jacquelin Garduño Colín

En sensu stricto podemos asumir a la eugenesia como (buen nacimiento), se consideraba como la ciencia  que permitiría modificar (mejorar) los rasgos hereditarios en la especie humana (Moreno, 2014). La búsqueda de la perfección en el ser humano no es nueva. A partir de ello, es evidente no sólo la idea de la existencia de subhumanos, es decir seres que no son considerados como personas, sino también,  la idea de perfección biológica y psicológica ligada al progreso en distintos sentidos sociales  (Salgado, 2011).

El determinismo hereditario, la selección artificial, el neodarwinismo y la preocupación por la degeneración de la especie humana, son términos aunados a la diversa literatura del tema. Todo ello, tanto en un contexto conceptual biológico como sociocultural a través del tiempo, demuestra aquella actitud de arrogancia ecológica. Es decir, la dominancia del pensamiento de concebir a la especie humana como el pináculo evolutivo.

En opinión conjunta, consideramos que la eliminación de personas denominadas menos adaptadas en este caso, enfermas mentalmente, podría aparentemente garantizar un éxito en la especie. pero no es seguro, pues las mutaciones de novo existen y pueden presentarse aún en personas con una genética perfecta. No se debe atentar con el cuerpo y mucho menos contra la vida de ningún ser humano con derechos; así que eliminar humanos o esterilizarlas nunca debió ni debe ser la solución para garantizar el éxito de una especie, asumiendo que sea el propósito.

Es motivo de reflexión  todo lo que sucedió en los 90 con los alemanes y personas de Carolina del Norte; seres humanos tratados de la manera más grotesca sólo por no poder resolver una operación a los 10 ó 12 años, por no poder diferenciar conceptos o por tener un mal aspecto a los ojos de pocas personas con fiebre de poder.

Conclusión

No es extraño que existan organismos con algún desequilibrio en la dotación cromosómica, lo insólito sería que no existieran. Eso es la vida, eso es la esencia de la biología: la diversidad y el cambio en el tiempo.

La eugenesia es objeto de reflexiones bioéticas, y  en cuanto a  los mejor dotados son proclives a tener hijos sobresalientes que menciona Moreno 2014, es menester decir que actualmente se ha mostrado que la expresión del genotipo depende en alto grado del ambiente en el que el organismo se desarrolle, por lo que no es correcto seguir manteniendo la noción del determinismo genético. Se debe ver la vida íntegramente y alejarse del pensamiento colectivo, ya que en él, radica el verdadero peligro: los hechos científicos son el resultado de pensamientos colectivos.

Bibliografía consultada

 

Castro Moreno, J. A. (2014). Eugenesia, Genética y Bioética: conexiones históricas y vínculos actuales. Revista de Bioética y Derecho, 30, 66–76. https://doi.org/10.4321/s1886-58872014000100005

Cortés, F. V., & Salgado, J. L. (2011). Eugenesia: Un análisis histórico y una posible propuesta. Acta Bioethica, 17(2), 189–197. http://www.scielo.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1726-569X2011000200005

Obtener, P., Grado, E. L., & Tesis, D. E. (2018). “Eugenesia, Evolución Y Aplicación En México.”