¿Tener un ego positivo?

Views: 513

No es un secreto que el ego ante diversas perspectivas se ha catalogado como algo malo, ya que socialmente es común pensar que implica ser una persona con actitudes soberbias, desconsideradas, competitivas, que solo busca sus propios intereses y bienestar.

Es curioso como la psicología plantea al ego desde un punto de vista más analítico. Describe que una persona con esta característica es aquella que puede tomar conciencia de sí misma, se conoce a sí misma tanto en el plano emocional como en el plano físico. No obstante, es común escuchar versiones sobre el ego: que es malo, que es bueno, que es nuestro enemigo, y todas pueden tener su respectiva justificación, pero, cómo se puede tratar de entender, en esencia, ¿qué es el ego?

El ego, en nuestra estructura psíquica, es la parte que percibe la realidad y toma decisiones conscientes para actuar frente a la misma. Si bien, es cierto que el ego es el responsable de que una persona vea por sí misma, no reconoce a los demás, no conecta con las necesidades de otros y dificulta las relaciones personales favorables. Sin embargo, se pueden tomar aspectos buenos de él, por así decirlo, verle el lado bueno al ego. Es aquí en donde se hace hincapié ante una perspectiva diferente del ego y de la que poco se conoce.

El ego, en su sentido positivo, es una cualidad que te ayuda a luchar, a tener una personalidad fuerte y abrirte camino en la vida. Es considerado como una característica que se requiere ante diversas situaciones, como en el liderazgo, ya que conlleva una fuerte seguridad en ti mismo. Influyes en los demás para activar la inspiración, motivación y, hasta cierto punto, el deseo de superarse. Las personas con ego positivo tienen una conciencia objetiva, conocen sus propias limitaciones y defectos, saben cuidarse física y emocionalmente. También saben gestionar sus impulsos, tienen una gran flexibilidad para actuar frente a los hechos que se le presentan y empatía para valorar las necesidades de los demás y saber responder en consecuencia.

Tener un ego positivo genera diversos beneficios en muchas facetas de tu vida, te orilla a desarrollar conductas maduras. Constantemente evolucionarás no ayudándote sólo a ti, sino también en conjunto con las personas que te rodean. El ego positivo te hace conocer el valor y la capacidad que tienes, y aunque se puede relacionar un poco con la autoestima, la realidad es que va más allá.

La autoestima podría ser importante en sentirte bien cómo eres y cómo estás, mientras que el ego positivo te abre un panorama en el cual te conoces a ti mismo, reconoces tus habilidades y destrezas y tratas de potenciarlas cada vez más. Sin duda alguna, te ayuda a esforzarte, te hace ser persistente y útil para encaminarte hacia tus objetivos o, mejor dicho, hacia tu propio éxito.

Quien no tenga un ego positivo, jamás se respetará y hará que lo respetenJürgen  Klarić