Xavi y el regreso del Cruyffismo

Views: 330

Comienza la segunda vuelta de los campeonatos en Europa y con ella la esperanza de reivindicación que tienen varios clubes que no están logrando encontrar su mejor nivel, entre ellos el Barcelona de Xavi Hernández.

El actual estratega catalán no ha logrado aún consolidar a su equipo entre los primeros puestos de la Liga –actualmente en la 5ta posición del campeonato español–; sin embargo, ha traído consigo una filosofía Cruyffista que tanto ha  extrañado la afición culé y en general un planteamiento diferente al de entrenadores que han desfilado en la época reciente del equipo de la Ciudad Condal y también más ofensivo.

Xavi ha encontrado algunas adversidades dentro del club que le han complicado el caminado para que su idea encuentre la senda del triunfo; entre ellas una fuerte crisis económica que ha influido directamente en el plantel blaugrana, que no sólo le ha evitado traer los jugadores deseados sino que también le ha obligado a deshacerse de algunos con los que ya contaba.

El club se encuentra también dentro de la transición que durante tantos años había temido la afición; la era pos-Messi. Si bien es imposible llenar las huellas que dejó el astro argentino, el Barcelona no ha podido encontrar a un jugador que se convierta en el referente del equipo que pueda iniciar su propio legado dentro del cuadro catalán.

Aún así, Xavi ha traído consigo una idea de futbol que podría regresar al Barcelona a la gloria, siempre y cuando pueda contar con la materia prima necesaria.

El planteamiento que ha venido implementando el DT del Barca es un 4-3-3 con algunas alteraciones que trataré de explicar en este texto.

La principal diferencia entre la idea de Xavi con la de su antecesor Ronald Koeman es la manera en la que el actual DT coloca a los extremos de manera completamente abierta para fijar a los laterales rivales y evitar que estos se incorporen al ataque, de esta manera los extremos del club catalán pueden ganar profundidad y espacio en caso de que dichos laterales se atrevan a atacar, sin embargo esta idea también requiere de que los extremos culés tengan la capacidad de encarar al rival y poder salir victoriosos en el 1 contra 1 ante la defensa rival, labor en la cuál será vital su nuevo fichaje Ferrán Torres.

El hecho de que los extremos extiendan la línea ofensiva también permite que los mediocampistas interiores puedan tener la libertad de atacar los carriles interiores y llegar al área rival; sin embargo, esto también conlleva a que cuando uno de los interiores se incorpore al ataque, el otro interior debe de cubrir su espalda en caso de perder la pelota y así evitar que el centrocampista, normalmente Sergio Busquets, quede expuesto a un contragolpe o incluso en la salida de la pelota del equipo blaugrana; situación que se ha repetido en más de una ocasión provocando jugadas de peligro en favor del rival.

Las alteraciones que mencionaba unos párrafos atrás son principalmente cuando los dirigidos por Xavi se encuentran con un marcador adverso y se ven obligados a mostrar su faceta más ofensiva; en ocasiones han modificado a una línea de tres defensas convirtiendo a uno de los laterales en un interior más para que uno de los interiores naturales pueda irse al frente y jugar como un media punta; todo esto, claro, cuando el equipo tiene la posesión de la pelota.

En algunas otras ocasiones Xavi también ha optado por una modificación aún más ofensiva; un 3-2-5 en la cuál el lateral que se incorpora al ataque lo hace fungiendo como un extremo y de esta manera le otorga superioridad numérica a su equipo dentro del mediocampo, pues los centrocampistas pasan a formar un doble pivote que se planta en la mitad de la cancha cuidando las espaldas de los interiores en caso de que se pierda la pelota mientras que estos se encargan de atacar los carriles interiores, manteniendo a los extremos totalmente pegados a la banda y ganando profundidad mientras que el centro delantero busca ganar la espalda de la defensa rival, un plan que, desde luego, requiere una correcta y rápida circulación de la pelota.

Es cierto que los resultados hasta ahorita no han sido los mejores; sin embargo, Xavi ha sembrado nuevamente una identidad que el equipo catalán había perdido en la época reciente y seguramente es un DT ideal para que Barcelona pueda volver a esa grandeza que le ha caracterizado durante tanto tiempo; siempre y cuando se respete y alimente su proyecto.

Gracias por leerme y nos vemos en la siguiente entrega de Cancha Reglamentaria