El buen uso del tiempo

Views: 1133

Saulo de Tarso dijo:

“Por tanto, ¡cuidado con su manera de vivir! No vivan ya como necios, sino como sabios. Aprovechen bien el tiempo, porque los días son malos.”

Vivir plenamente, con asertividad, motivación y una correcta actitud requiere que vivamos íntegramente cada día de nuestras vidas.

Vivir plenamente es el resultado del buen uso de nuestro tiempo. Cuidar sabiamente el buen uso de nuestro tiempo es la verdadera clave del éxito de nuestras vidas.

Cada semana contamos con 168 horas, ese tiempo nos pertenece. Es un cheque pagado a nuestro nombre, disponemos por completo de él. Y depende de cada uno de nosotros aprovechar esas horas al máximo. La diferencia entre unos y otros, será la forma en que aprovechemos ese tiempo.

Preciso decir entonces, que el tiempo no se puede ahorrar, repetir o postergar, no puedes guardarlo debajo del colchón o guardar un poco para después; solo pasa y es imposible de recuperar.

El tiempo mal gastado es tiempo que habrás de añorar posteriormente. Que terrible es llegar a los años viejos y desear volver atrás el tiempo. — Ojalá y hubiera hecho esto o aquello – decimos, – ¿Porque no escuche a mi padre o a mi madre cuando me decían…? – Pero como dicen por ahí; “él hubiera no existe”

Hay quienes dicen que el buen uso del tiempo depende de la capacidad de andar o de la fortaleza de cada persona. Yo no creo eso, porque eso puede ser muy variable y puede ser alterado por diferentes circunstancias.

Hablemos entonces de Hábitos y determinación.

Los hábitos son patrones de conducta integrados por tres componentes: Conocimiento o Saber. Actitud o Querer. Habilidad o Poder.

Lo primero que debemos hacer  para cambiar un hábito es: Evitar definirnos a nosotros mismos en términos de nuestros hábitos; es decir, somos lo que construimos día a día, no lo que absorbimos de nuestro entorno. Tenemos que ser auténticos (Construir implica un modo activo no pasivo) de otra forma somos lo que las modas proponen.

Se ha dicho que los seres humanos son criaturas de hábitos. Muchas de nuestras prácticas se vuelven automáticas y, con frecuencia, ni siquiera estamos conscientes de que hacemos ciertas cosas o que las realizamos de modos específicos.

Podemos referirnos por ejemplo a los actos compulsivos tales como: Comer, beber, gastar dinero, trabajar en exceso, etc. Los hábitos son cosas que aprendemos a hacer mediante la repetición y que finalmente hacemos ya sea inconscientemente o con muy poco esfuerzo.

Ahora, ¿qué es La Determinación?

Es la decisión o resolución para llevar a cabo una acción.

Job decía: Determinarás así mismo una cosa, y te será firme, Y sobre tus caminos resplandecerá luz.

En otras palabras; si te propones con determinación lograr o hacer algo, entonces así será. Aprende congruencia entre tus dichos y tus hechos. Que tu Si sea Si y que tu No sea No.

Solemos jugar mucho con los términos de nuestras decisiones, o mejor dicho: Con mucha frecuencia decimos que haremos tal o cual cosa y finalmente en la primera oportunidad cambiamos el rumbo que debimos tomar. Afirma los deseos de tu corazón, entiende  y medita con claridad lo que realmente debes hacer cada día.

La planeación del tiempo.

Usemos este modelo como guía.

Planificar correctamente nuestro tiempo nos permite establecer metas u objetivos por lograr o alcanzar.

¿Qué queremos hacer? ¿A dónde nos gustaría llegar? ¿Qué tan lejos deseamos avanzar?  Un camino bien trazado, nos permite visualizar objetivamente el alcance de nuestros anhelos.

Soñar es bueno, pero no podemos vivir soñando. Es necesario que le pongamos nombre, lugar y fecha a cada sueño porque sólo así serán alcanzables.

Una vez que logramos definir nuestras metas, es necesario establecer prioridades; Es decir, en mi lista de metas u objetivos por lograr, qué es más importante buscar primero. Es bueno anotar lo que deseamos, en una escala del 1 al 10, definir qué debemos hacer primero, asignarle un lugar a cada uno de nuestros quehaceres.

Teniendo claro lo que debemos hacer primero. Es conveniente definir la estrategia a seguir para llegar a donde deseamos.

¿Me resultará mejor utilizar auto, camión, avión o barco?

Ya tengo claro lo que debo hacer, sé en qué orden hacerlo, ahora es necesario saber ¿de qué manera hacerlo?

Es muy importante definir correctamente que vehículo es el adecuado para llegar al lugar deseado y cuál es la mejor ruta para llegar.

Ubica el punto más lejano de tu viaje, tu destino, tu meta y no lo pierdas de vista jamás, a pesar de las circunstancias de la vida.

Para lograr un uso correcto de nuestro tiempo es necesario plantear una ruta y un destino y seguirlo a pesar de cualquier cosa que se presente.

Muchas gracias.