EN CASOS DE CORRUPCIÓN FALTAN SANCIONES Y DEVOLUCIÓN DE LO SUSTRAÍDO: MARTÍNEZ VILCHIS

Views: 920

“Los problemas que le impiden funcionar a los Sistemas Nacional (SNA) y Local en su lucha contra la corrupción en México, son insuperables con su diseño actual y lo mantienen al borde de su desaparición y con nulos resultados”, afirmó el doctor en Administración Pública José Martínez Vilchis, quien detalló que en nuestro país se siguió un modelo anticorrupción muy democrático pero poco eficiente, al que se suma el desinterés que hay en el gobierno de que funcione bien.

Así, explicó que aunque se cuenta con un Sistema Nacional Anticorrupción, “no funciona”, pues lo que está teniendo como modelo de combate a la corrupción el presidente Andrés Manuel López Obrador, es un modelo que se apoya en tres áreas: la Secretaría de la Función Pública, con Irma Eréndira Sandoval al frente; la Unidad de Inteligencia Financiera, con Santiago Nieto, y en la Fiscalía Nacional, con Alejandro Gertz Manero. “Esos tres órganos están haciendo el verdadero trabajo de combate a la corrupción, aunque todavía no se observan los resultados que quiere ver la ciudadanía en lo referente a la impunidad”.

Y es que aunque ya se han hecho públicos varios casos, “todo mundo espera ver qué pasa con las denuncias sobre Luis Videgaray, Enrique Peña Nieto, Emilio Lozoya y una cantidad de personajes importantes, como gobernadores que han tenido problemas con la justicia”.

Esto, explicó, constituye “el descubrimiento de lo que toda la ciudadanía ya sabía, que había mucha corrupción en las esferas gubernamentales”, y aunque se está dando a conocer “falta la etapa culminante, que es la sanción y la devolución de la afectación que hayan tenido las finanzas nacionales o estatales con estos actos”.

Martínez Vilchis, quien presidió el Comité de Participación Ciudadana y el Comité Coordinador del Sistema Estatal Anticorrupción del Estado de México en 2017, expuso lo anterior durante su intervención en el Seminario virtual “Corrupción en la Administración Pública Mexicana”, organizado por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UAEMéx.

Refirió que una de las grandes carencias del Sistema Nacional Anticorrupción en nuestro país es que “somos incapaces de castigar a quien se corrompe, y es una deficiencia estructural gigante la que tiene México”, pues se puede exhibir a los corruptos, como ahora ha ocurrido en la época de López Obrador, “pero no los castiga, y es un grave defecto”.

Otra de las carencias es que “no hay un énfasis en los programas educativos de ética y valores para los niños y jóvenes, y esa es una carencia tremenda, incluso con la actual política nacional anticorrupción y la política estatal anticorrupción recién emitidas, que aunque toquen el tema lo hacen muy marginalmente”.

Y es que consideró que “sin estos componentes de que los sistemas anticorrupción investiguen y sancionen, y además se preocupen por la educación, no vamos a tener éxito a largo plazo”.

Desde su experiencia, hablando del Estado de México, dijo: “Me tocó observar cómo el Comité Coordinador que tiene representación de los tres Poderes del Estado y el Comité de Participación Ciudadana tienen interlocutores también con el gobierno del Estado de México, y aunque el secretario de la contraloría es el representante formal del gobernador ante el Sistema Anticorrupción y uno de sus brazos ejecutores, hay otros funcionarios de la Secretaría General de Gobierno, de la Secretaría de Justicia y de la Secretaría de Finanzas que juegan papeles muy importantes para mantener controlado todo el combate a la corrupción y todo el trabajo del Sistema Estatal Anticorrupción”.

En la práctica, enfatizó, es una forma de controlar los esfuerzos anticorrupción a través de la gente que trabaja al interior del Sistema Estatal, y de esta forma, “todo se mantiene como está siempre, aunque haya un Sistema Nacional  y un Sistema Estatal”.

Por eso, señaló que debería haber una atención y una gran vinculación de los estados y de los Sistemas Anticorrupción con los esfuerzos nacionales. “Por supuesto que hay que coordinarse con la Secretaría de la función Pública, con la Unidad de Inteligencia Financiera y la Fiscalía Nacional en todo lo que se refiere a esfuerzos anticorrupción, porque es el interés del presidente de la república, y lejos de pelear con esta forma de percibir el combate a la corrupción, hay que sentarse a hablar con ellos para hacer un mejor servicio al país y  a los estados”, concluyó.