FOTO SIN CÁMARA

Views: 296

Me enguanto al revés para tocarla

en el milenario arte de la contemplación

y sus palabras las abrigo

porque se escapan de sus poros

y yo tomo asiento

y la veo la observo la miro

y me acuerdo de alguna maja de espaldas

como si Goya –a mi costado– me dijera cosas al oído

y así charlamos con la magia en la punta

de la lengua como si fuera una vara mágica

con la que se hace sólo lo imposible

Con ella todo es difícil, hasta lo fácil

pero no cuesta trabajo

Ella,

tiene celos hasta de los celos que yo pueda sentir

y en el colmo del romanticismo sin reloj en la muñeca

esto, la fundación

a la que hemos bautizado así desde la clandestinidad

nos damos cuenta

que la fundación no deja de crecer

y que nos revuelca como el mar

y nos aquieta como el mismo

y que teniendo todo en contra más la cuesta arriba

nos trepamos más fijamente,

tercos y necios en el intento,

entregados al estrellato

de todas las galaxias que entran en un punto

de su colet para domar esa cabellera que me viste de cuerpo

entero de vez en cuando

no hablamos

nos miramos y de allí salen los mensajes

encriptados

ocultos

con todos los duendes convocados cual coro,

y así seguimos, cerca de la loma final

conquistando

lo mundano

paso a paso

subiendo

exhaustos

pero con esa sonrisa que da

la plenitud

con todos los reflectores que Broadway ya quisiera tener.