La desnudez de una mujer

Views: 872

Si no notaste la emoción que siente, como una niña espontánea cuando pasa por una galería y ve un cuadro hermoso, no la viste desnuda.

Si no hay persona en el mundo que te ponga de cabeza como ella, y no se lo dices, no la viste desnuda.

Si se te olvida como sonríe y mueve la boca cuando come su dulce favorito, no la viste desnuda.

Si no fuiste capaz de hacerla sentir importante, querida y protegida, no la viste desnuda.

Si no fuiste capaz de hacerla sentir confiada durante la peor Tormenta del año, Relámpagos, Truenos, Tsunamis, porque moría de miedo y temblaba sin frenos, no la viste desnuda.

Si no te diste cuenta de que lloraba sin consuelo cuando Scar asesina a su hermano, Mufasa, en el Rey León, no la viste desnuda.

Si no percibiste aquel día en el parque, que cuando ese pequeño, ajeno a ella, se cayó del columpio, ella corrió a rescatarlo, comprándole un helado para que deje de llorar, no la viste desnuda.

Si no notaste, que antes de servirte el café por la mañana, lo prueba para que no te quemes, no la viste desnuda.

Si no pasaste por la tienda un día cualquiera y le llevaste su postre favorito, no la viste desnuda.

Si no percibiste su tristeza y sus ganas de un abrazo y un todo va a estar bien, un no estás sola, no la viste desnuda.

Si todas las mañanas, al despertar, te sientes feliz de verla junto a ti y observarla como duerme relajada y segura, y no se lo dijiste, no la viste desnuda.

Si las veces que discuten, porque ella tuvo un mal día, y ni ella misma se aguanta, no le diste un beso y la sacaste del contexto pesado y oscuro, no la viste desnuda.

Si te pasas la vida callando las cosas lindas que sientes y vives bajo el orgullo de hombre macho que no puede ponerse en modo vulnerable y liberar su corazón, dejándolo que fluya y decirle que no quisieras estar con nadie más que con ella, no la viste desnuda.

Si no le dijiste un te extraño o un te amo, suelto por ahí, porque simplemente es lo que te nace, no la viste desnuda.

La desnudez de una mujer no es la intimidad, no es el sexo, no es su piel, sus piernas largas o cortas y bien puestas, o su pelo largo suelto al viento o su pelo corto que permite ver mejor su cara, ojos claros, oscuros, sus cejas pobladas o sus medidas de 90/60/90 como exigen los parámetros de belleza establecidos por Dios sabe quién, la desnudez de una mujer,  es la forma de cómo te entregas a ella, es el respeto que prevalece ante todas las cosas, es el tiempo que te das en brindarle la atención que merece, es estar en todos los detalles, aunque muchas veces te parezcan cursis, es convertirle el día nublado en soleado en pleno invierno y bajo cero grados, es simplemente estar ahí siempre de todas las formas que ella necesita.

Humano, Hombre, Bípedo, si no te convences que es imprescindible y clave demostrarle que contigo es, que contigo se queda porque no habrá otro que sea mejor que tú para hacerla feliz y plena, tomándola en cuenta constantemente y sin dejar pasar ningún detalle, lamento comunicarte con decepción y mucha pena,  que definitivamente  nunca la viste desnuda, y la mujer que no la ven desnuda, no hace bulla cuando se va, hace bulla mucho antes, dando señales de alerta, pidiendo a gritos que la vean y, finalmente, decide cruzar la puerta, cuando se convence después de muchos intentos, que no la quieres  ver desnuda y que ahí no pertenece y que merece que la vean,  y no que la tengan sin verla.