ORATORIA EN LA ROMA DE CICERÓN

Views: 1966

“No hay nada tan increíble que la oratoria no pueda volverlo aceptable”

Marco Tulio Cicerón

 

 

Si es cierto que el hombre existe a través de su palabra, también lo es que la palabra existe a través del hombre; convirtiéndose este binomio inquebrantable, en pieza clave de la trascendencia humana.

Hemos afirmado con énfasis que la oratoria es un arte: el arte de hablar en público, una herramienta del liderazgo y voz de cambio en la sociedad; que sin importar época o circunstancias transforma los cantos sonoros del alma en antorchas de libertad, en saetas de verdad, en luz para la humanidad. Más aún, la oratoria ha transformado en cada época de la humanidad la conciencia del hombre que se deleita con su existencia; aquel, que proclama de sus labios este bello arte, porque la palabra es síntesis perfecta de la humanidad; el inicio y el fin, poder y búsqueda de existencia: es el paraninfo de la idea y el cauce del pensamiento.

Ante ello, es prioritario recordar y reconocer la valía y aportación que la oratoria de la época clásica romana ha legado a la humanidad y por sobre todo a la sociedad moderna. En nuestro tiempo se habla en los juicios orales sobre la argumentación jurídica; en los cursos de dominio de la palabra hablada, se emplea vigorosamente en el término persuasión; en la política se destaca sobre manera la comunicación política, y particularmente descuella el discurso político; en el liderazgo moderno, se habla de la imagen verbal de aquel que pretende levantar la mano para influir en los demás; se habla de dominio a través de la palabra, sin duda; muchos son los derroteros que podríamos emplear al momento de referirnos a las aportaciones de la oratoria en la época clásica romana, y los antes mencionados son algunos de ellos.

La oratoria en Roma se ocupaba privilegiadamente en el foro, un espacio diseñado específicamente para hacer uso de la voz: un reciento donde las mentes lucidas de ese entonces principalmente los senadores, decidían los destinos de la nación más poderosa de su tiempo; pero también en el cual se decidía sobre los derechos y las  prerrogativas del ciudadano romano a través de los juicios, que eminentemente eran verbales y que hacían uso de tres elementos sustanciales: conocimiento, palabra hablada y capacidad de persuasión.

La oratoria romana era una forma de oratoria de poder, de lucha: aguerrida pero no por ello desapegada de la razón; el orador romano trabajaba el torrente de su voz, misma que debía cautivar al auditorio; pero también practicaba heredado del modelo griego, el lenguaje no verbal; con el cual enfatizaba sus ideas expresadas de manera verbal. Oratoria de corte político y jurídico, buscaban influir en todo aquel que escuchaba la disertación; para el orador romano el máximo perfil era arrebatar la voluntad del auditorio; caso contrario, solo a través del uso de la fuerza el pueblo romano alcanzaba su cometido.

Resulta por demás interesante señalar que a pesar de ser un pueblo de guerras, y su oratoria una oratoria de fuerza e impacto: Roma a través de sus oradores clásicos buscaba entender mediante sus propios conceptos: la naturaleza, la existencia armónica del ser humano y su propia gravitas, aquello que motiva e inspira al ser humano en su propia existencia. Muestra de ello es lo que el máximo orador romano Marco Tulio Cicerón; afirmara categóricamente a manera de entender nuestra propia naturaleza antes de revelarnos ante el mundo a través de la palabra: “debemos decidir: quos: quién queremos ser, quales: qué tipo de gente, in quo genere vitale: en qué camino de vida (…). Debemos saber nuestro genio particular (ingenium), y en que somos buenos y malos y comportarnos de acuerdo con ello”.

Las voces que sobresalen en la época romana son la de Catón, Licinio Calvo, Junio Bruto, Hortensio, Cayo Julio César, Marco Fabio Quintiliano y  Marco Tulio Cicerón, aunque esto no es limitativo, pues fueron las voces romanas de aquella época las que forjaron con sus llamas de verdad el origen del Derecho que rige aún en nuestros días y que sienta la base de las prácticas políticas aún ejercidas entre nosotros.

fjuarez18@hotmail.com