+UAEM pagará aguinaldos y prestaciones a tiempo; el sepelio de Diego Maradona; su relación con Eduardo Galeano

Views: 2463

La frase

Los dioses no se jubilan por muy humanos que sean.

EDUARDO GALEANO

 

EL DETALLE: Tajante el rector de la UAEM, Alfredo Barrera Baca, dijo: “Vamos a cerrar con pleno cumplimiento en nuestros compromisos de fin de año con los proveedores, así como los compromisos institucionales institucionales (sueldos, aguinaldos y prestaciones) e impuestos”.

 

EL SEPELIO DE DIEGO MARADONA

Antes del sepelio de Diego Armando Maradona el cementerio más famoso de Argentina era el de Recoleta donde reposan los restos de Evita Perón.

Ahora sin duda, será sustituido por el cementerio Jardín Bella Vista, de carácter privado, creado en los años 80 a 35 kilómetros de Buenos Aires en el llamado Partido de San Miguel, a lo largo de 13 hectáreas de terreno tipo parque.

Cuenta con lagos artificiales, mucho césped, árboles frondosos, colinas y lomas y dos construcciones de tipo normando francés, hay oficinas y capilla.

Pero lo más importante, ahí, Diego estará reunido con sus padres Don Diego y Doña Tota, la mamá llegó en el 2011 y el papá en el 2015.

El velorio en la Casa Rosada, sede del Poder Ejecutivo argentino comenzó para el público a las seis de la mañana de este jueves 26 y terminó a las 16:30 horas, por decisión de los familiares de Diego.

Hubo algunos desórdenes en torno al Obelisco en la avenida 9 de julio. Un prietito en el arroz, pero finalmente todo controlado.

Desde las 18:30 horas de este jueves 26 de noviembre, al lado de sus padres, Don Diego y Doña Tota, Diego descansa en paz.

LIBRO POSTUMO DE EDUARDO GALEANO

Hace tres años se publicó el que sería libro póstumo del escritor uruguayo Eduardo Galeano “Cerrado por futbol”, donde se dice:

“Diego Armando Maradona fue adorado no sólo por sus prodigiosos malabarismos sino también porque era un dios sucio, pecador, el más humano de los dioses. Cualquiera podía reconocer en él una síntesis ambulante de las debilidades humanas, o al menos masculinas: mujeriego, tragón, borrachín, tramposo, mentiroso, fanfarrón, irresponsable. Pero los dioses no se jubilan, por muy humanos que sean. Él nunca pudo regresar a la anónima multitud de donde venía. La fama, que lo había salvado de la miseria, lo hizo prisionero”. 

Y agrega algo que además de lacerante es verdad:

“Maradona fue condenado a creerse Maradona y obligado a ser la estrella de cada fiesta, el bebé de cada bautismo, el muerto de cada velorio. Más devastadora que la cocaína es la ‘exitoína’. Los análisis, de orina o de sangre, no delatan esta droga”.

Hubo una conjunción entre Galeano y Maradona, quizá porque el uruguayo soñó con ser el mejor futbolista del mundo y Maradona lo fue.

En “El futbol a sol y sombra”, editado en 1995, Galeano lo mismo refiere un juego en la época casi infantil de Maradona que describe, muy a su estilo, y sobre el doping que fue el principio del fin del Dios en 1994:

“Jugó, venció, meó, perdió. El análisis delató efedrina y Maradona acabó de mala manera su Mundial”. “El placer de derribar ídolos es directamente proporcional a la necesidad de tenerlos”

Galeano sostiene ahí, que desde hacía muchos años, Maradona “cometía desde hace años el pecado de ser el mejor”.

Tras la muerte de Galeano, Maradona expresó: “Gracias por enseñarme a leer el futbol”.

Eduardo Germán María Hughes Galeano nació en Montevideo, Uruguay el 3 de septiembre e 1940 y murió el 12 de abril de 2015. Hijo de una familia acomodada, sin embargo lo mismo trabajó de obrero que de pintor, mensajero, mecanógrafo y cajero de banco.

Trabajo en el semanario Marcha del inolvidable Carlos Quijano, prácticamente su padre periodístico. Entre otros colaboradores estaban. Alfredo Zitarrosa, Mario Vargas Llosa, Mario Benedetti, Adolfo Gilly y Roberto Fernández Retamar.

Tras el golpe de estado en su país, fue exilado, escribió Las venas abiertas de América Latina, en contra de las dictaduras y su trilogía Memoria del fuego.