Violencia digital adolescente coquette

Views: 677

La comunicación en el contexto digital cuenta con varias capas que dependen de diversos contextos socioculturales y si bien es común que se generen tendencias que dominen la conversación pública, el mensaje se comunica y se adapta en función de la población a la que se dirige, y, en el ámbito adolescente, la comunicación representa una actividad que requiere adaptar el mensaje en función de las necesidades e intereses de personas en conformación de su personalidad, pero que se encuentran en una etapa con un alto grado de crítica sumada al escepticismo.
Sin embargo, en el marco de la comunicación digital que es común en el día a día se pierde de vista que la protección de los datos personales es quizá uno de los temas principales ya que, en esa etapa de conformación de la identidad, gran parte de los elementos que ayudan conformar un criterio en torno a las personas surge a partir del contraste de su identidad con el de su propia información, y para ello, también se generan tendencias que estresan esos conceptos y la imagen de los adolescentes a partir de sus interacciones que se van a su vez confirmando a través de las diversas temáticas que dominan la conversación.
Es a partir de ahí, con el uso de las tendencias que quienes no formamos parte de esos grupos de edad buscamos entrar en el canal comunicativo, y, considerando que el grupo adolescente se encuentra pendiente de las principales tendencias, a manera de ejemplo, coquette es una palabra francesa que significa “coqueta” y se refiere a una tendencia de moda que busca resaltar la feminidad, la elegancia y los detalles. Esta tendencia se caracteriza por usar colores pasteles, estampados florales, moños, perlas, encajes y otros accesorios que evocan un estilo vintage y romántico. Coquette se hizo popular en redes sociales como TikTok e Instagram, donde muchas personas comparten sus outfits, consejos y memes sobre esta moda. Algunas referencias de esta tendencia son la cantante Lana del Rey y la película María Antonieta de Sofía Coppola. Coquette es una forma de expresar la personalidad y la creatividad a través de la ropa y el maquillaje.
Si bien es una tendencia que se adapta a diferentes gustos y personalidades, ya que hay variantes como el dark coquette o el coquette boy, lo cierto es que, dichas tendencias a la par de que ayudan a confirmar la identidad y la personalidad de los adolescentes, también representan mecanismos para favorecer la discriminación y la exclusión, que son, en general las principales expresiones de la violencia digital y que se logra corroborar a partir de diversas dinámicas escolares en las que se advierte que la violencia del entorno social también es una realidad cruda en el entorno digital.
La violencia digital por parte de adolescentes se manifiesta a través de diversas formas de comportamiento agresivo, intimidatorio o perjudicial en el entorno digital. Estas conductas pueden tener consecuencias graves para las víctimas y contribuir a un clima tóxico en línea.
Aunque parecen temáticas recurrentes, para brindar contexto se advierte que algunas de las formas más comunes de violencia digital perpetrada por adolescentes está el ciberacoso (Cyberbullying) que implica el uso de la tecnología, como mensajes de texto, correos electrónicos, redes sociales o aplicaciones de mensajería, para acosar, intimidar o humillar a otra persona, tales como insultos,

difamación, divulgación de información privada, creación de perfiles falsos con el propósito de difamar, entre otros.
También, de manera general se encuentra el trolling, que consiste en provocar deliberadamente a otros usuarios en línea con el objetivo de generar respuestas emocionales o disturbios, como ejemplo encontramos la publicación de comentarios ofensivos, sarcásticos o provocativos para molestar a otros participantes en una conversación en línea.
También se hace necesario hablar de la Exclusión Social en Línea puesto que los adolescentes pueden utilizar plataformas en línea para excluir a ciertos individuos, ya sea ignorándolos, bloqueándolos o creando grupos exclusivos para marginar a otros, encontrando como muestra ignorar mensajes, excluir a alguien de conversaciones en grupo, bloquear el acceso a ciertos contenidos o plataformas.
También sigue siendo un tema muy relevante el sexting no consensuado que comprende el envío, recepción o distribución no autorizada de imágenes sexualmente explícitas o contenido íntimo sin el consentimiento de la persona afectada, que implica compartir imágenes íntimas de alguien sin su permiso, difusión de contenido sexual explícito sin consentimiento.
La violencia también se traslada al ámbito lúdico con el acoso en juegos en línea puesto que los adolescentes pueden participar en comportamientos hostiles, insultos o acoso verbal mientras juegan videojuegos en línea, lo cual se da al utilizar lenguaje ofensivo, realizar comentarios discriminatorios o acosar a otros jugadores a través del chat en línea.
Uno de los aspectos que en entorno general provoca afectaciones surge desde el ámbito adolescente, como en el caso del phishing y la suplantación de Identidad que involucra la obtención de información personal confidencial, como contraseñas o datos bancarios, mediante engaños en línea, como por ejemplo, a través de la creación de sitios web falsos o cuentas de redes sociales para recopilar información de inicio de sesión, suplantación de identidad en redes sociales para engañar a otras personas.
Del mismo modo, es común la viralización de Rumores Falsos, que consiste en la la difusión intencionada de información falsa o rumores dañinos sobre una persona a través de las redes sociales u otras plataformas en línea, tales como compartir noticias falsas, difundir rumores maliciosos que puedan perjudicar la reputación de alguien.
Estas formas de violencia digital pueden tener consecuencias graves para la salud mental y emocional de las víctimas, y también pueden tener implicaciones legales. Es esencial abordar este problema mediante la promoción de la conciencia, la educación sobre el uso responsable de la tecnología y la implementación de estrategias para prevenir y abordar la violencia digital entre los adolescentes.
Para ello, se vuelve importante hablarles a los jóvenes dentro de su mismo canal de comunicación y a partir de ello generarles consciencia de la importancia de eliminar escenarios de violencia a través de las diversas tendencias que surgen en las diferentes generaciones, lo que, en verdad sería muy coquette. Hasta la próxima.